martes, 12 de noviembre de 2013

Consejos para la streetphoto a través de los ojos de Fuji


Shared via feedly // published on ALTFoto // visit site
Consejos para la streetphoto a través de los ojos de Fuji
Ignasi Raventos

Fuji se ha erigido como una de las marcas favoritas para realizar streetphoto. Conscientes de ello, están organizando talleres en los que fotógrafos de renombre, como el gran Ignasi Raventós, cuentan sus secretos para ejercer este estilo fotográfico.

Es viernes por la tarde y el aforo está completo. La streetphoto atrae a muchos aficionados a esta especialidad fotográfica. También es verdad que la conferencia la va a dar Ignasi Raventós, un fotógrafo que me sorprendió gratamente. Y algo tendrá que ver el sorteo de una Fuji XM-1 que lamentablemente no me llevé yo.

Quién quiso aprender pudo descubrir muchas cosas de la mano de Ignasi Raventós, un fotógrafo peculiar que sabe mirar y sabe esperar, que no está sujeto por la técnica. Se deja llevar y no le importa reconocer que dispara en modo P, que no sabe lo que es el bracketing o que no duda en poner la cámara de cualquier forma con tal de conseguir una buena toma. Y sinceramente, si sacara sus fotografías me daría igual la técnica.

Porque él nos vino a hablar de su especialidad, la streetphoto, o fotografía de calle, como solíamos decir por estos lares. Previa a la presentación del sistema X de Fuji -llamaba la atención cuántos de los presentes llevaban una- y de la XQ-1 en particular, Ignasi Raventós puso uno de los vídeos más interesantes que he visto sobre cómo hacer fotografías. Es verdad que es un poco idealista, pero la fotografía de calle así es más amable. Y mucho más gratificante que la forma de trabajar de Bruce Gilden, por ejemplo.

Me llamó la atención los nombres históricos que utilizó para marcar la evolución de este estilo fotográfico, como Henri Cartier Bresson y su manido instante decisivo; Catalá Roca, uno de los grandes desconocidos que podemos disfrutar ahora en el Círculo de Bellas Artes de Madrid; Enzo Sellerio, un italiano que acabo de descubrir; o los grandes Elliot Erwitt, Martin Munkacsi (al que tanto debe Cartier Bresson), Winogrand o Saul Leiter que iba viendo sin ser visto, una de las características más importantes del fotógrafo de calle.

Para destacar en este mundo, aparte de tener una Fuji (no sabía que una marca, no ya un tipo de cámara, podía condicionarte tanto. Modo irónico. Lo único que no me gustó de la conferencia pero inevitable por otra parte) es darse cuenta que todo merece la pena ser fotografiado y que la paciencia es un don que los dioses han dado a los buenos fotógrafos. Si fuéramos capaces de esperar a que las cosas pasen delante de nuestros ojos, mejores seríamos. Y con una cámara pequeña y manejable mejor.

Lo primero es evitar fijarse en lo obvio y luchar por ver las cosas de forma diferente. Las fotografías están muchas veces escondidas detrás de nosotros, justo donde nadie está mirando en ese momento. Y por supuesto evitar los posados. El fotógrafo de streetphoto tiene que ser invisible o al menos parecerlo. No son reporteros, tienen que estar siempre fuera de la escena, no intervenir, disparar e irse, jamás implicarse.

Hay que buscar puntos de vista originales y que el motivo principal tenga un fondo que le apoye, o en su defecto, que lo aísle. Tan importante es el motivo principal como todo lo que le rodea. Podemos usar cámaras pequeñas que pasen inadvertidas y que permitan disparar contrapicados sin ver el encuadre o hacer que no llamemos la atención al fotografiado.

Para conseguir buenas fotos tenemos que anticiparnos a la acción. Podemos descubrir un sitio perfectamente iluminado y hacer la foto inmediatamente, pero si pensamos un poco y nos damos cuenta de que el señor vestido de rojo o la monja que se acercan quedan bien en ese lugar, hay que ser capaces de esperar para conseguir el mejor disparo de la sesión. Hay que rezar mucho para conseguir que una persona pase o pose en un determinado espacio que tú has visto previamente. El milagro a veces ocurre y otras muchas veces no, pero cuando consigues ver el futuro y lo fotografías te sientes el amo del universo.

Una buena fotografía depende muchas veces de la imaginación y siempre de la constancia y el trabajo. Y es imposible sin una buena luz. Todo puede suceder, pero se perderá si no hay un buen fotógrafo mirando justo en ese momento. Son muchas normas, pero con las básicas para conseguir una buena imagen. Lo bueno es que se puede aplicar a cualquier especialidad.