viernes, 11 de octubre de 2013

Historia del enfoque automático

Artículo original: Historia del enfoque automático es un post de Fotografia.com 
Shared via feedly // published on Fotografia.com // visit site
Historia del enfoque automático

Enfoque automático

El enfoque automático es una cosa maravillosa, ¿verdad? Apuntas, pulsas un poquito el obturador y ¡zas! la escena aparece enfocada en menos de un segundo. Sin embargo, ¿te has preguntado alguna vez cómo fue la evolución de esta tecnología? La primera cámara que llegó al mercado con un sistema de enfoque automático fue la Konica C35 AF, lanzada en noviembre de 1977. Era una cámara compacta de formato 35 milímetros con un objetivo fijo de 38 mm y una apertura de f/2.8. Antes, para enfocar con una cámara teníamos que girar manualmente un anillo en el objetivo hasta ver la escena nítida en el visor.

Esta Konica usaba un sistema de enfoque diseñado por la compañía estadounidense Honeywell, aunque Leica también había estado investigando años antes sobre la posibilidad de lograr un enfoque automático y había presentado varias patentes para ello. El sistema de Honeywell es el predecesor de lo que hoy llamamos detección de fases.

La primera cámara réflex de 35 milímetros que tuvo enfoque automático fue la Pentax ME-F en 1981. Para poder beneficiarse de esta funcionalidad era necesario tener un objetivo concreto, el SMC Pentax AF Zoom 35-70 mm 1:2.8, que tenía un motor integrado que se comunicaba con la cámara. En 1985 Minolta presentó su Maxxum 7000 AF, una réflex que tenía un motor interno para el enfoque automático y que se convirtió en la primera cámara con autoenfoque realmente exitosa, entre otras cosas porque los sistemas anteriores eran más caros, lentos y no funcionaban de forma precisa.

Aunque la Maxxum 7000 AF tuvo mucho éxito y marcó un antes y un después, lo cierto es que le costó a Minolta un par de importantes disputas legales. La primera fue con la petrolera Exxon que creía que el logo de la Maxxum, con las dos equis entrecruzadas se parecía demasiado al suyo. La segunda fue con Honeywell, que acusó a Minolta de violar la patente de su sistema de enfoque automático. En 1991 la justicia falló a favor de Honeywell y Minolta tuvo que pagar más de 127 millones de dólares.

Tipos de enfoque automático

Sistema de enfoque con detección por fases

Antes os decía que el sistema de Honeywell es lo que hoy conocemos como enfoque por detección de fases. Este sistema se basa en el principio de que cuando un punto de la escena está enfocado, los rayos de luz que proceden de él iluminan de igual forma los lados opuestos de la lente. En este caso decimos que la luz está en fase. Si el enfoque está delante o detrás del punto en cuestión, los rayos de luz llegan en diferentes posiciones, por lo que la luz está fuera de fase.

Hoy en día, para determinar si la luz está en fase o no, lo que se hace es dividir en dos los rayos de luz procedentes de extremos opuestos de la lente usando espejos o prismas, mientras que otros sistemas ópticos se encargan de reenfocar esos rayos en un sensor lineal. El sensor de enfoque automático produce una señal que muestra dónde inciden los rayos de luz procedentes de los extremos opuestos de la lente. Para que la imagen esté enfocada esos rayos deben incidir con una separación concreta entre sí. Echadle un vistazo al esquema inferior para ver cómo funciona esto exactamente. Lo he visto en LensRentals y me ha parecido la mejor forma de explicarlo.

Enfoque por fases

Sistema de enfoque con detección por contraste

El sistema de detección por fases es el que encontramos habitualmente en las cámaras réflex digitales, pero hoy otro sistema, el de detección por contraste, que también se usa mucho. De hecho, las propias cámaras réflex lo usan cuando empleamos la opción de live view. En este sistema la detección se realiza directamente en el sensor de la cámara y es el sistema habitual de cámaras compactas, móviles y cámaras sin espejo. Es un sistema que se realiza puramente por software y es considerablemente más lento que el sistema de detección de fases.

Sistema de enfoque híbrido

Cada vez es más habitual encontrar cámaras que tienen un sistema de enfoque de tipo híbrido. Esto quiere decir que se combinan los dos sistemas en uno. Por ejemplo, colocando sensores de enfoque automático sobre el propio sensor de imagen. Al usar los dos métodos al mismo tiempo, se incrementa la velocidad del enfoque automático. Es posible que a medio y largo plazo éste sea el método de enfoque más empleado por los distintos fabricantes.