lunes, 3 de septiembre de 2012

El uso manual de tu cámara


 
El uso manual de tu cámara
Published on REWRITING THE WAY | shared via feedly mobile

Hace más de un año, por abril del 2011, me propuse escribir un manual de batalla cómo introducción a la fotografía, ha pasado más de un año y todo quedó en eso, en una simple introducción.

Aprovechando que este año he respondido a algunos de vosotros en relación a qué cámara comprarse, y cosas me he animado a escribir una introducción al mundo manual, que interesa a muchos de vosotros y en ocasiones se hace un mundo.

Lo primero que debéis hacer, y que no haréis, es leeros el manual de vuestra cámara ... en ningún curso os van a enseñar a usarla y configurarla, ningún profesor conoce los 30 modelos de cámara distintos de los 20 alumnos que van al curso ... por tanto, hacerles el favor de no esperar que ellos os enseñen a como utilizar la vuestra ... 

El objetivo es simplemente un manual de batalla, por lo que no esperéis algo muy técnico, busco la simplicidad para romper el hielo. Espero conseguirlo.

;-)

Ahí vamos ...

Hay tres variables que debemos tener en consideración, aunque al final se quedaran en dos.
  • ISO, la sensibilidad de la luz
  • Apertura del obturador, tamaño al que establecemos la entrada de luz al sensor de nuestra cámara, este valor depende del objetivo que usemos.
  • Tiempo de exposición, tiempo que el obturador está abierto.

Hagamos una pequeña introducción, dado que en función de estas variables, las cámaras ofrecen tres tipos de modos manuales:
  • El modo M. El usuario debe configurar todo manualmente
  • El modo Av. El usuario establece la apertura del objetivo y la cámara, en base a su sensor de luz, calcula el tiempo de exposición
  • El modo Tv. El usuario establece el tiempo de exposición y la cámara, en base a su sensor de luz, calcula la apertura del objetivo

Habitual mando de configuración reflex para modos manuales


La toma de una imagen al final se reduce en la captura de una cantidad de luz por parte de un sensor, que almacena esta cantidad de luz y la representa en la captura final. 

La luz que va a ser tomada para generar tu imagen depende fundamentalmente de:
  • la apertura que configures tu objetivo, si la apertura es mayor, entra más cantidad de luz (Atención: La apertura es un valor inverso, entre más pequeño es el valor 1.4, 1.8, 2.8, etc ... más en la entrada de luz, respecto a valores superiores de 11, 13, 22, 32 ... etc en los que el haz de luz que entra es más fino)
  • y, del tiempo de exposición, es decir del tiempo que el obturador va a estar abierto
Ilustración de afectación en el haz de entrada de luz según apertura/diafragma configurada

Hay una cuarta variable importante a tener en consideración, pero que es una consecuencia de la configuración anterior, y no es otro que la profundidad de campo, el espacio de la imagen que va a quedar enfocado en la fotografía que realices.
Efecto de la profundidad de campo en base a la apertura/diafragma

Efecto de la profundidad de campo en base a la apertura/diafragma

¿Y entonces para que sirve el ISO?

Pues en situaciones de baja o elevada luz, por más que quieras hacer una foto con una configuración, va a resultar imposible. Imaginemos que tenemos el ISO en el valor standard de 100, Si por ejemplo quieres tomar un paisaje nocturno con una apertura de 13 (que limita mucho la entrada de luz) la cámara te va a exigir una exposición larga, por ejemplo, de 0,5 seg (*). Es importante tener en cuenta que a partir de 1/30 s lo más normal es que la imagen quede trepidada, por buen pulso que creamos que tenemos ... la única opción que nos queda es la de aumentar la sensibilidad, de manera que necesitemos menos tiempo de exposición para llegar a la misma imagen ... podríamos configurar la cámara por ejemplo a 640 de ISO. Para que nos permita hacer la foto a 1/60. (Los números son inventados, a modo de ejemplo, pero en realidad siguen una relación totalmente proporcional)

(*) Si tienes un trípode la cosa cambia, pero no siempre es así ¿verdad?

Empecemos a jugar 

Para simplificar las cosas en vuestras primeras exploraciones del mundo manual, vamos a concretar. La clave está en la foto que quieres realizar, y esa es la mayor diferencia en relación a los modos automáticos. Yo diría que el 90% de las imágenes que tomamos, a nivel aficionado, son retratos o paisajes (ya sean naturales o urbanos) hay muchos más, toma de animales al vuelo, una bicicleta en movimiento, un vehículo, la luna ... etc. Pero dejemos esos casos particulares para más adelante.

Toma de retratos

En general cuando se realiza un retrato de la cara, o incluso de medio cuerpo, se busca que la cara o el cuerpo quede enfocado, pero que el resto de la imagen no, es más, entre más desenfoque obtengamos en el resto de la imagen, más atracción tendrá el retratado para la persona que verá la foto a posteriori. Es lo que se denomina el bokeh. En función de a la distancia a la que nos encontremos de la persona vamos a necesitar más o menos profundidad de campo para que salga enfocada en su totalidad. 

Ejemplo de retrato con bokeh 

Este concepto también es aplicable para "bodegones" o retratos de objetos inanimados. 

Ejemplo de utilización de boken fuera de retrato

Ejemplo de utilización de boken fuera de retrato

En general como punto de partida podemos considerar que una apertura de f4, f5.6 ... son adecuadas para un retrato. A partir de ahí, si nuestro objetivo lo permite, podemos jugar con apertura más grandes como f2.8 o incluso f1.4, y podrás obtener tomas mucho más sugerentes y creativas. 

Aquí tenemos una de las ventajas de ser "digitales" y es que la prueba y error va a ser algo fundamental en el aprendizaje y el dominio de nuestra cámara. Si tienes una compacta (y las reflex con liveView) incluso podrás predecir como va a quedar la toma en el visor, Para el resto, prueba y error que no es poco.

Ahora bien, ¿Y qué sucede con el tiempo de exposición?

Una vez hemos definido dos de las variables, la apertura del objetivo y la luz existente (sobre esa no tenemos control) podemos ajustar el tiempo de exposición o podemos dejar que sea la cámara la que lo establezca por nosotros usando el modo AV.

Si la cámara no es capaz de soportar esa configuración, parpadeará ... ¿qué nos indica? que debemos subir o bajar el ISO para conseguir que nos deje hacer la toma con la configuración deseada.

Toma de paisajes

En el caso de un paisaje, lo que buscamos es que salga enfocado la mayor parte posible de la toma. Entonces ¿qué hacemos? una opción sería cerrar al máximo lo que nos permita el obturador de nuestro objetivo ... por ejemplo f22, f32 ... etc.

Sería lo más razonable, dado que nos garantizaría una profundidad de campo máxima, pero existen limitaciones ópticas en las lentes, que hacen que si los llevamos al límite bajen su rendimiento. 

La conclusión es que es preferible quedarse en f11, f13 o f16 ... pero dependerá de tu objetivo, de tu cámara, lo irás descubriendo por el camino.

Toma de paisaje con gran profundidad de campo

Procederemos del mismo modo que antes, establecemos el modo Av, ISO 100, ponemos la apertura a por ejemplo f11, y dejamos que la cámara nos diga si necesitamos aumentar la sensibilidad (ISO) para realizar la toma, y cual será el tiempo de exposición.

No parece tan difícil ¿verdad?

¿Nunca voy a necesitar el modo Tv o M?

Cómo os decía antes, para el 90% de las imágenes que tomamos en modo amateur no, pero a medida que vayamos avanzando será un modo mucho más específico.

Por ejemplo, la toma de objetos en movimiento (animales, personas, vehículos) requiere más control sobre la velocidad.

Ejemplo de imagen de alta velocidad

Podemos optar por velocidades altas, para que el objeto en movimiento quede totalmente definido en la imagen, o velocidades lentas, para que el objeto quede con una estela de movimiento.

Ejemplo de imagen de baja velocidad para estela (1/15)

Así por ejemplo, si queremos hacer un paisaje en el que se vean las nubes con su estela, o un río que deje estela configuraremos una velocidad mínimo de 1/30 o 1/15 (que ya casi te exigen de un trípode) y jugaremos con el ISO.

También es cierto que en este último caso en concreto queremos poder jugar también con el obturador, estamos hablando de un paisaje, por lo que deberíamos usar el modo M, y jugar con el ISO hasta que nos permita la configuración deseada ... por ejemplo 1/20 a f8 o 1/10 a f11 ... 

Conclusiones

Como veis, para el 90% de las imágenes que solemos tomar, es suficiente con usar el modo AV y cambiar la apertura del objetivo en función de si vamos a tomar un retrato (de ser o objeto) o si vamos a tomar un paisaje. 

Tener en consideración que se trata de un artículo para newbies que reduce casi al absurdo la utilización de una cámara, y ignoran técnicas profesionales que se utilizan para tomar un retrato, un bodegón o un paisaje. Pero que considero que pueden suponer un punto de partida suficiente para que empecéis a familiarizaros con el uso manual de vuestra cámara. A partir de ahí siempre estáis a tiempo de profundizar por una técnica concreta de toma de retratos, o de fotografía de naturaleza, o de fotografía deportiva ... etc.

Un abrazo,




Américo. Enviado desde mi iPad