miércoles, 12 de septiembre de 2012

Como trabajar con un objetivo manual: anillos adaptadores y ajuste del objetivo a la cámara para que todo os funcione bien


 
Como trabajar con un objetivo manual: anillos adaptadores y ajuste del objetivo a la cámara para que todo os funcione bien
Published on Sólo Fotografía | shared via feedly mobile

Os había prometido que iba a hablaros del uso de los objetivos manuales ya antiguos pero puestos en cámaras digitales. Ya empecé con este tema en este post aquí en mi blog: 


Y aunque es un tema que está bastante estudiado, he querido centrarlo un poco y explicarlo de forma detallada, para el que empiece con estas cosas de sus primeros pasos bien, sin desánimos ni problemas.

El articulo que publique en el blog hablaba de refilón del tema pero hoy quiero profundizar de verdad en el tema. Los objetivos manuales antiguos son verdaderas maravillas que podéis comprar por muy poco dinero y tener calidades y luminosidades similares a muchos objetivos actuales carísimos y creo que estoy hay que aprovecharlo sin duda, si nos gusta la fotografía más allá de hacer una simple instantánea, esto es una buena solución barata y de calidad y los objetivos tienen una parte muy importante en los resultados.

Os voy a desvelar algún trucos y la técnica de uso, que no es fácil encontrar en ningún libro, que o siempre hablan de Photoshop, o de cosas que realmente no profundizan en la técnica concretas.

Tengo que empezar diciendo que el manejo de un objetivo manual ES COMPLEJO y no sencillo de trabajar, de ahí que creo interesante explicar cómo se hace, si no os encontrareis problemas como que no enfoca bien, que salen las fotos sobreexpuestas cuando cerramos el diafragma, que es la queja del que usa por primera vez estas cosas. Este artículo lo dedico ya a los que tenéis inquietudes y tenéis ya un cierto nivel, para el que empieza es algo complejo, pero aquí está escrito para todos.

Lo primero es buscar un objetivo bueno y luminoso, comprad algo que tenga al menos una luminosidad de 2,8 o más, porque esto os dará más versatilidad en una cámara digital que además su sensibilidad suele llegar (y bien) por encima de ISOS de 6400. 


Al ser muy luminosos podremos hacer bonitos desenfoques y tener luz para que los sistemas de enfoque funcionen con más precisión, recordad que por ejemplo el sistema de enfoque de las cámaras Canon cuando detecta un objetivo luminoso por encima de 2,8 actúan sensores de más precisión en el enfoque.

Lo segundo es buscar un buen adaptador para el objetivo, personalmente los prefiero con chip de confirmación de enfoque programable, porque nos hace la vida más fácil, pero también podéis comprar uno sin programación o simplemente un adaptador, la diferencia será luego en sus uso, con el primero es algo más automático, y con el segundo hay que saber un pelin más de fotografía, igual que con el tercero que en manejo es similar al segundo pero sin confirmación de enfoque, os explicare la técnica no os preocupéis, lo importante es tener el adaptador, aquí por ejemplo los podéis comprar:


La siguiente imagen muestra uno con confirmación de enfoque que puede ser programable o no (izquierda)  con su chip para una Canon y el adaptador sin nada (derecha).

Podéis ver en la siguiente imagen que se pueden hacer verdadera virguerías como por ejemplo poner un objetivo de Nikon puesto en una Canon, con el adaptador plateado entre medias (el que tiene el punto rojo), aunque esta combinación para mí no es la mejor.



 Hablemos de los adaptadores con confirmación de enfoque:

Primero, lo que hacen los adaptadores con confirmación de enfoque, es que cuando se mueve el anillo de enfoque del objetivo y la cámara detecta que ha enfocado, permite que la cámara encienda una luz en el visor o suene un pitido indicándonos que ya está en su punto justo, pero, este punto justo puede no serlo siempre (puede tener back focus o front focus como cualquier objetivo y además normalmente lo tienen) por eso existen los adaptadores con confirmación programable que tienen lo que ya os he explicado muchas veces, que es un microajuste de foco que adapta al milímetro el enfoque a su verdadero valor. 

Segundo: Por otro lado los adaptadores con confirmación de enfoque también dicen a la cámara que apertura tiene máxima el objetivo, los simples tienen un valor típico fijo de F:1,4  ó 2,8. Ahora imaginad que compramos uno así con indicación a la cámara de 1,4 de máxima apertura y le conectamos con un objetivo que tiene un valor máximo de apertura de 3,5, la medida de la luz, no será en general correcta en la cámara y habrá que compensar la diferencia entre 1,4 y 3,5 si disparamos a máxima apertura, y si vamos cerrando el diafragma habrá que ir compensando igualmente, los programables evitan la compensación, que no el movimiento del diafragma.

Tercero: Por último en los no programables la focal no se la dice a la cámara y esto puede también ser un problema, sobre todo si se usa flash. bien pues estos programables se lo dicen sin problema.
Como veis es mejor comprarse un adaptador de confirmación de foco programable que le dice a la cámara una vez programado: La focal, el diafragma máximo y el microajuste de foco necesario.
Pero no penséis que con uno normal no se puede trabajar, al revés se puede trabajar igualmente pero con un poco más de cuidado, lo único que los otros facilitan un poco la vida del fotógrafo con prisas, los que nos da igual esto y disfrutamos con la foto en si nos debería dar igual, aunque como digo siempre podemos tener alguna preferencia por uno como por otro.

¿Qué desventaja tiene el programable? Pues que hay que programarlo, no es difícil y no lo voy a explicar aquí, ya que no es tema de este artículo, pero existe esa pega que realmente siguiendo unos pasos se hace de corrillo, pero no todos lo saben hacer o se lían. 

La introducción de datos se hace simplemente tocando en la cámara los diafragmas en unas ciertas secuencias que significan: la apertura, microajuste y focal y se va apretando el disparador para así introducir los datos en el adaptador, como el "enter" en los pcs.

Los adaptadores sin nada todo tiene que ser manual, el enfoque se hace a ojo, y la luz se mide en plan fotómetro.

Pero ¿cómo podemos saber si es o no programable el que nos hemos comprado? pues es tan sencillo como poner la cámara en modo "AV"  conectar el adaptador y objetivo y ver si con el control del diafragma podéis cambiarlo moviendo el control de diafragma, si está quieto es que es no programable, y si se mueve es que es programable.

Después de esta introducción que creo importante ya tenemos el adaptador, ahora vamos a por el objetivo, os recomiendo que compréis alguno que tenga una fácil interconexión con vuestra cámara sin que se pierda el infinito o degrade la imagen, como lo hacen los adaptadores de FD a EF en Canon que son muy poco compatibles. Los más universales por deciros dos son los de rosca M42, o los Contax/Yashica.

La práctica

Pero vayamos ya a la práctica de trabajo con un adaptador típico no programable con confirmación de enfoque que son los que muchos tenéis, parto de tener una Canon EOS 50D donde voy a instalar un objetivo antiguo de 28mm y f:2,8 Yashica, con el adaptador preparado como os muestro seguidamente, fijaros que es un adaptador con confirmación de enfoque (lleva el chip) pero no es programable.


Lo primero es conectar el adaptador al objetivo, fijaros que estos adaptadores suelen tener una marca, punto rojo, etc que definen la posición para poderlos conectar, hacedlo con cuidado para no bloquearlo, los contactos del chip de enfoque deben de quedar hacia el lado de la cámara.


Aquí en la siguiente imagen ya el adaptador está montado en el objetivo, este adaptador no limita mucho en este conjunto objetivo cámara, como podría ser el no poder disparar al infinito.


Ahora coloco el objetivo en la cámara que como se puede ver se ve un poco raro, un objetivo Yashica en una Canon, pero ahí está puesto y funcionando sin ningún problema. 


Vamos ahora a lo importante, una vez que el objetivo esta puesto hacemos la primera prueba de la siguiente manera:

Pruebas para ponerlo en marcha

1) Enfocamos a algo con el objetivo abierto del todo, en este caso abierto a 2,8 aunque la cámara se crea que está a 1,4 da igual en este caso, porque en cualquiera de los diafragmas abre el medidor más sensible en la Canon y busco el enfoque.

2) Disparo cuando me marque el enfoque y suene "bip".


Pero ya veis, este objetivo está algo ido de enfoque o al menos me lo marca con algo de desfasaje, bien, en uno programable esto se arregla ajustando el micro ajuste de AF, pero en este no se puede, aunque si se puede con la cámara, por lo que ajusto el micro ajuste de AF en la cámara.

3) vuelvo a disparar otra vez


y después de un par de pruebas clavo el enfoque. Luego ya tenemos ajustado el objetivo en cuestión de enfoque, vamos ahora a por la medición de luz.

4) Para ello por ejemplo pongo un diafragma medio de 8 y la cámara en manual "M" (hay que trabajar así en estos caso, aunque podría trabajar en modo "Av" pero yo creo mejor usar el modo M) ahora ajusto la exposición en la cámara en ese diafragma centrando la luz en el fotómetro (dejando la marca en el medio) disparo y sale así.


¡¡¡qué desastre!!!!!! ¿Por qué me sale así completamente sobreexpuesta si he medido bien en la cámara? la razón es sencilla y es que no he medido bien aunque a mí me lo parezca para este objetivo, acordaros que el anillo de confirmación de enfoque le dice a la cámara que esta en 1,4 y no 8  aunque yo lo ponga en el objetivo, la cámara por tanto ajusta la exposición para 1,4 estando el 8 de diafragma y sobreexpone y por tanto cuando ajusto sin más la exposición se equivoca.

Por lo tanto ¿qué hay que hacer? pues simplemente debo compensar SIEMPRE lo que la cámara lee en tantos pasos como diafragma haya de diferencia, los compenso, disparo y...


La imagen se obtiene ya correcta de enfoque y de luz. 

Como veis para poder usar este objetivo en mi cámara he tenido que ajustar:

1) El enfoque con el microajuste de la cámara en unos tres puntos, no todos necesitan esto pero los que yo he probado el 80% lo han necesitado.

2) La luz, que debe compensarse siempre en un valor tal que sea la diferencia entre el diafragma puesto y lo que indique el anillo, en realidad es un poco menos y debéis probarlo en vuestras cámaras, pero como regla inicial os puede valer.

Una vez ya así lo tenéis dispuesto para que podáis sacar todo ese partido fabuloso a ese objetivo manual que tenéis por ahí perdido, o habéis comprado de segunda mano.

En este objetivo en particular que os he mostrado Yashica, al ser angular es muy fácil enfocar siempre con cerrar el diafragma a 8 y dejar el enfoque a unos 2 metros, se coloca en la hiperfocal y lo único que hay que centrarse es en la medición de luz, por lo que no es tan terrible para la mayoría de los casos, y si se necesita menos distancia o desenfoques pues se trabaja un poquito como se hacía antes y ya está. Os he recordado las reglas principales para que no tengáis problemillas.

Os animo después de explicaros esto a que experimentéis con estos objetivos que son estupendos y baratos.



Américo. Enviado desde mi iPad