domingo, 23 de septiembre de 2012

Balance de blancos personalizado una forma de hacer muy buenas fotos en jpg


 
Balance de blancos personalizado una forma de hacer muy buenas fotos en jpg
Published on Sólo Fotografía | shared via feedly mobile

He hablado muchas veces aquí de la importancia de poder reproducir los colores de forma natural en las imágenes y he insistido mucho en que un buen balance de blancos es fundamental para lograr ese efecto de naturalidad, fijar este balance se puede hacer de muchas formas, ya sea ajustando un valor determinado en la cámara en los ajustes que tiene, o posteriormente en el trabajo en el PC si se ha realizado la foto en modo RAW.


Pero algunas veces tenemos que entregar las fotos al momento a algunos amigos, o enviarlas sin poder procesarlas y no nos da tiempo hacer ningún tipo de manejo posterior a la foto, por lo que nos interesa que salga muy bien de color a la primera, bueno y no sólo en estos casos, en general en casi todos que usemos jpg si se desea precisión de color, sin procesar nada después.

Para poder hacer esto, es necesario trabajar con el balance de blancos personalizado mejor que cualquier otro tipo de ajuste que tenga la cámara, ya que la precisión será bastante mejor y podremos enviar la foto con unos colores reales sin tocar nada más. Todas las cámaras suelen tener esta opción y no debéis rechazarla 

El ajuste personalizado es sencillo realizarlo, para ello lo mejor es tener una carta blanca de blancos.


Pero si no lo tenéis a mano, cualquier papel blanco será vuestra referencia, un mismo pañuelito de papel, puede servir.
 
¿Cómo se actúa?, supongamos que tenemos una foto como esta que os pongo, está realizada en jpg y en balance de blancos automático, pero la cámara debido a la luz que había no ha sabido resolver bien el balance cromático.



La foto ha salido con una cierta dominante, anaranjada-roja y no representa exactamente los colores como son, ni tampoco lo que nuestros ojos veían.

Tomo una hoja blanca, ya que en ese momento no dispongo de ninguna carta blanca, y hago en el mismo sitio una foto de la misma, intentando que quede toda dentro de la imagen.

Ahora me voy a la cámara y busco el ajuste de balance personalizado "Bal. blancos personal".


Se pulsa y aparecerá la última foto que hemos realizado, que en este caso es la de la hoja blanca de papel de referencia.


Como se puede ver sale casi con el mismo dominante. 

No nos queda más que en la cámara quitar el balance automático que esta puesto por defecto y poner el personalizado, seleccionando el símbolo que esta encima de la K 5200.


Y ya estaría la cámara preparada para fotografiar con esta referencia.

En una cámara compacta se hace exactamente igual, los menús serán diferentes pero la idea es la misma.


En este caso esta compacta tiene dos, que pueden venir muy bien si estamos en dos sitios diferentes.
Bueno pues ya tenemos la cámara preparada, ahora simplemente repetimos la foto para que veamos que con el nuevo balance de blancos, la imagen queda equilibrada de color.


Si os días cuenta ha quedado el blanco de la lata y el dominante perfecto, podréis seguir haciendo fotos en esa luz , pero y esto es importante, cuando cambiemos de luz ya el balance no vale y habrá que hacer otro, por ejemplo, si se está haciendo fotos en la calle y entramos en un local, las de la calle valdrán con el balance realizado pero las del local ya no y habrá que repetir el procedimiento.

Espero que con estas ideas esas fotos en formato jpg que queréis equilibrarlas mejor, os salgan de forma fácil y sin problemas.




Américo. Enviado desde mi iPad