viernes, 10 de agosto de 2012

El sucio, sucio secreto de las grandes marcas y sus sensores defectuosos

El sucio, sucio secreto de las grandes marcas y sus sensores defectuosos

Esta semana hablamos del numero t, aquel que a diferencia del numero f, mide realmente cuanta luz está llegando al sensor. De esta manera, al utilizar este valor, los fotógrafos saben realmente la cantidad de luz exacta utilizada, en vez de la aproximada.

Pero no solo las lentes pierden luz debido a la acción de sus cristales, los sensores también son culpables. Cada pixel en una imagen representa un pequeño diodo dentro del sensor que si no es impactado por completo por el rayo de luz, este rebota y se pierde, recordando que la luz es desviada de manera oblicua dependiendo la apertura de la lente. Si uno de estos rayos cae por fuera del diodo, o en el espacio entre diodo y diodo, se pierde y si se suman todas estas perdidas por los millones de diodos que traen los sensores hoy en día, puede significar una perdida bastante importante.

DxO Labs es el sitio de información técnica por excelencia, una suerte de DPReview pero con datos mucho más técnicos y más referentes al funcionamiento en general de las cámaras. Con respecto a este asunto de perdida de luz, desarrollaron este siguiente gráfico. Cuanto más abajo se encuentra la cámara, más luz pierde con respecto a una lente en f/1,2. Cuanto más a la derecha, mayor es la distancia entre diodo y diodo.

Como se puede ver, incluso cámaras de media/alta gama como la 7D desperdician casi un stop de luz en sus sensores. Entonces, si estoy utilizando un superprime, ¿por que debo tolerar tanta perdida de luz? Si a aperturas tan grandes se pierde tanta luz ¿por que no vemos fotógrafos quejándose de esto?

Por que las cámaras engañan al usuario. Esa luz extra ciertamente se pierde, pero el usuario no se da cuenta. Un truco digital se emplea sin permiso del usuario, como se ve en el siguiente gráfico:

Tanto Nikon, como Canon, como Sony aumentan el ISO de la fotografía al detectar una lente de grandes aperturas sin consultar al usuario. Todo ese stop extra de luz que obtienes al actualizar un f/2 a f/1.4, por ejemplo, es perdido por un diseño pobre en los sensores, pero a la vez resultas engañado con una fotografía final más ruidosa.

Las decisiones que tomamos al configurar el triangulo de exposición tienen una razón y si elijo determinado valor ISO, exijo que se respete. Los grandes fabricantes emplean un truco, por debajo de la manga, para solucionar sus problemas de diseño.

El sitio Luminous Landscape ha hecho de este problema una carta abierta, dirigida a todos los grandes fabricantes. A más de un año de su publicación, aun no hubo ninguna respuesta.

Foto: Steven Shorrock





Americo, enviado desde iPhone