jueves, 5 de julio de 2012

Utilizar bien el flash (IV)


 
Utilizar bien el flash (IV)
Published on ALTFoto | shared via feedly mobile

Ya hemos visto en los anteriores artículos sobre el tema las características del flash, las partes que tiene y los modos de trabajo. En el artículo de hoy profundizaremos en los aspectos más prácticos.

Para llegar a comprender todas las cosas que podemos hacer con nuestra luz portátil, viene bien tener en cuenta las siguientes cosas:

  • El flash montado sobre el objetivo, o el que incorpora la propia cámara, da una luz plana y sin volumen si actúa como luz principal, salvo honrosas excepciones como Guy Bourdin o Miguel Oriola (y otras menos honrosas como Terry Richardson). El mejor uso que le podemos dar a un flash frontal es de luz de relleno a las 12 del mediodía.
  • El flash que incorporan las cámaras no iluminan ni una catedral por la noche ni un estadio de fútbol. La mayoría de los disparos que se ven en los campos deportivos conseguirán exponer correctamente la melena o la calva del que esté delante con un fondo negro. Su escasa potencia sólo se puede compensar subiendo el ISO de la cámara.
  • Desgraciadamente, un flash tipo "cobra" no suplirá nunca a un buen flash de estudio de 400w con un generador para trabajar en exteriores. Pero la mayoría de los mortales estaremos servidos con él. Y para fotografiar objetos de pequeño tamaño, sobran.
  • Un emisor-receptor es el mejor compañero de un fotógrafo con flash. Pero no tiene sentido comprárselos sin mirar un soporte para el flash que nos permita colocarlo donde queramos. Un pie de estudio ligero es fundamental para estos menesteres, acompañado de una rótula para sujetarlo. Además si compramos un paraguas para aumentar el tamaño relativo del haz de luz, tendremos un buen equipo para trabajar. Algunos prefieren llevarlo en la mano y dejarse de complicaciones. Desde luego, lo más práctico es poner el flash en modo Manual.
  • Una ley que debemos memorizar y que repetiremos como una coletilla cada vez que cojamos un flash: la luz del flash se controla con el diafragma y la luz ambiental con la obturación. Es decir, si hacemos una foto y el sujeto principal se ha quemado, lo que tenemos que hacer es cerrar el diafragma (de f5.6 a f8, por ejemplo), nunca modificar la velocidad de obturación, pues no solucionará el problema.
  • Tenemos que dominar todos los secretos con un solo flash. Cuando consigamos resultados sin pensar, empezaremos a trabajar con dos flashes. Si alguien os recomienda trabajar de entrada con muchos flashes, seguro que te los quiere vender o es mala persona o ha escrito un libro sobre el tema (he exagerado, pero para entenderlo mejor).
  • El modo Automático ha desaparecido en las últimas unidades de Canon. Se diferencia del TTL en que el sensor de medición está en el flash y no en el interior de la cámara. Durante mucho tiempo fue el favorito de los fotógrafos de la BBC (bodas, bautizos y comuniones).

Hoy en día, como todos somos fotógrafos digitales, podemos practicar sin miedo a gastar mucho dinero. Recordad una cosa, se practica en casa, no durante un viaje con la familia o con los amigos. Las prácticas se llevan hechas. Nadie tiene que sufrir que no sabemos hacer bien una foto. Por eso, os propongo unos ejercicios para hacer con una cámara réflex y el flash en modo manual a un modelo estático, como un peluche:

  1. Con un sujeto fijo y con la cámara fija en el trípode movemos el flash alrededor del sujeto para ver los distintos efectos de la luz.
  2. Con el flash y la cámara en manual colocamos un objeto a dos metros de un pared e intentamos iluminarlo correctamente con la velocidad de sincronización más alta que tenga la cámara.
  3. Dejamos la cámara y el sujeto en un punto fijo y hacemos dos fotos. Una con el flash cerca y otra con el flash lejano. Apuntaremos las diferencias. Por supuesto, cuando situemos el flash lejos tendremos que abrir el diafragma. Trabajaremos con la máxima velocidad de sincronización posible de nuestra cámara.
  4. Ponemos el flash de cara a la pared y no cambiamos nada, salvo el tamaño aparente de la iluminación, con la ayuda del zoom del flash, con difusores o con lo que tengamos a mano. Notaremos las diferencias.
  5. En una sala iluminada por luz natural, colocamos un objeto en medio de la misma e intentamos tener perfectamente iluminados tanto el objeto como la sala jugando con la obturación y el diafragma.
  6. Modificamos el nivel de luz ambiental pero no la luz del flash.
  7. Cambiamos el nivel de la luz del flash pero no la luz ambiental. Cerramos el diafragma y abrimos la obturación.
  8. Hacemos una foto con el fondo completamente negro iluminando con el flash:
  • La velocidad de obturación debe ser igual a la velocidad máxima de sincronización. Normalmente es 1/250.
  • Comenzamos con una abertura de f/5,6, fotografiando el fondo, sin el sujeto y ve cerrando el diafragma hasta que la fotografía resultante sea completamente negra. Lo que tienes que buscar es una toma completamente subexpuesta, sin ningún tipo de información.
  • Colocamos el flash, alguna superficie o paraguas reflectante y jugamos con su potencia hasta conseguir el objetivo.

Todo esto es para empezar. Si nos queda alguna duda sobre este apasionante mundo, ya sabéis dónde preguntar. Próximamente escribiré un artículo sobre trucos con flash.






Américo. Enviado desde mi iPad