viernes, 18 de mayo de 2012

Qué hacer con tu vieja cámara analógica


 
Qué hacer con tu vieja cámara analógica
Published on ALTFoto | shared via feedly mobile

Todos tenemos guardada en un cajón alguna vieja cámara analógica. O quizás nuestros padres las tienen, o nuestros abuelos. ¿Qué podemos hacer con estas cámaras que están guardando polvo?

Aquí algunas ideas de lo que puedes hacer con una cámara analógica. ¿Tienen ustedes alguna otra idea para añadir?

Tráela al nuevo siglo

Equipos fotográficos antiguos en general tenían una construcción maciza y de gran calidad que muchos aparatos actuales no tienen. Casi todos los bolsos para cámara, trípodes, flashes y filtros de la generación de tu abuelo son perfectamente utilizables hoy en día.

Lo mismo ocurre con los lentes, que a pesar de que no tengan autofoco manual y otras virgerías, en ocasiones pueden llegar a ser de mayor calidad que los lentes actuales. Pero incluso si los lentes no sean mejores, les pueden dar una personalidad propia a tus fotos.

Lo primero que quieres hacer cuando descubres una cámara antigua es ver si tu propia cámara puede aprovechar sus lentes. Para esto necesitas dos cosas:

  • Comprobar qué tipo de montura tiene la cámara, para eso puedes una listas de monturas y si fuera muy rara, preguntar en uno de los multiples foros de fotografía.
  • Conseguir un adaptador de montura: Lo que necesitas es un adaptador que pueda convertir la montura de tu lente, a la montura de tu cámara digital. En amazon encontrarás buenas monturas a precios muy bajos.

El uso del cuerpo de la cámara es más difícil de traer al mundo digital, aunque hay algunos interesantes proyectos para crear "negativos digitales" y poder usar en una vieja cámara. Lamentablemente de momento no hay nada definitivo por el momento.

Vende la cámara

Si bien normalmente le damos poco valor a una cámara analógica, en ocasiones una en buen estado puede llegar a tener bastante valor para fotógrafos y coleccionistas. Lo primero que necesitas es saber qué tan valiosa es tu cámara. Para esto necesitas conocer el modelo de tu cámara y ya puedes ponerte a investigar en Amazon y eBay que precios tienen cámaras como la tuya.

Para vender tu cámara asegúrate que está en buen estado y ofrécela ya sea por internet o quizás en persona en una tienda de equipo fotográfico.

Fuérzate a usarla

Aunque la limitación de 24 o 36 fotografías puede ser algo imposible en el mundo digital, en ocasiones forzarte a este tipo de restricciones puede hacer volar tu imaginación. En Vancouver hay un Maratón llamado 12x12 Photo Maratón en el que fotógrafos utilizan 12 negativos con 12 fotos cada una, y tienen que conseguir 12 fotografías durante 12 horas sobre 12 temas sorpresa. Los resultados, y la experiencia misma es muy interesante.

Dónala

Si tu no la usas, quizás hay alguien interesado en tu cámara. Puedes pasarte a ofrecerla en alguna escuela de fotografía, principalmente si dan cursos de fotografía analógica o revelado, o quizás para que un niño empiece a aprender con ella, aunque lo más seguro es que te mire raro.

Haz arte con ella.

Esto puede ser algo doloroso para hacer, pero el resultado puede ser una joya para tu hogar. He visto cámaras convertidas en atractivas lámparas, pero hay muchas otras posibilidades.






Américo. Enviado desde mi iPad