viernes, 23 de marzo de 2012

¿Elegir objetivos de gama alta?

¿Elegir objetivos de gama alta?

Cuando se trabaja para clientes y se busca la máxima calidad, muchas veces nos obcecamos en tener los mejores materiales, tanto en lentes, como equipos de iluminación, cámaras… etc, gastando un dineral considerable. Pero ¿Hasta que punto es siempre justificable?

En Canon tenemos la gama top de objetivos de la serie L, los cuales generalmente gozan de una mayor construcción, velocidad de enfoque, calidad de bokeh, anillos, mayor número de palas de diafragma… etc. Pero a veces no siempre parece la mejor inversión si los comparamos con los modelos un escalón por debajo.

En ese caso tenemos el objetivo Canon 85 1.2 el cual rondando un precio de 2000 euros ofrece una calidad sobresaliente, pero resulta que su modelo anterior de unos 350 euros y con casi un par de pasos menos de luz, tiene un AF considerablemten más rápido. Entonces ¿Hasta que punto está justificado el gasto de unas 6 veces más de euros? Si necesitamos rapidez, está claro que hay que sacrificar calidad pero por otro lado lo justificamos en el ahorro. Si buscamos calidad de imagen, entonces si nuestro bolsillo se lo puede permitir, nos decantaremos por el 85 1.2

Con esto quiero demostrar, que no siempre el tope de gama está justificado en todos los casos.

Tenemos otro ejemplo, como el Canon 50 1.4 y el 50 1.2 con una diferencia de precio de 1000 euros. En este caso el 1.2 tiene un mejor bokeh, mejor construcción, AF parecido… etc, pero quién nos dice que esa diferencia de calidad en la imagen final es realmente justificable y definitiva como para saber si necesitamos uno u otro. Solo nuestro criterio y necesidades. Es más, apurando un poco la comparativa, según algunas páginas de análisis y comparativas de objetivos, el 50 1.4 y 1.2 tienen una calidad de imagen similar, incluso en algunos casos el 1.4 estaba por encima en determinadas aperturas.

Si buscas lo mejor, no te centres en lo mejor del mercado, sino en tus necesidades y el tipo de trabajo al que va a estar destinada esa inversión. No te obceques con la franja roja en Canon y plateada (creo) en Nikon. A veces un objetivo 1000 euros más barato puede ser la elección perfecta en contra de su versión de gama alta.




Americo, enviado desde iPhone