viernes, 17 de febrero de 2012

¿Que necesito para hacer Macrofotografía?



   Una de las disciplinas más cercanas de la fotografía de la naturaleza es la fotografía de la vida en miniatura. Basta una pequeña salida al campo para encontrar saltamontes, flores, arañas, setas, líquenes, escarabajos y toda clase de seres vivos que nos permiten acercarnos más que lo que nos permitiría un zorro o un roedor. Esta característica hace que la macrofotografía sea, junto a la fotografía de paisaje, una de las preferidas por los fotógrafos que comienzan a manejar una cámara.

   Desgraciadamente, cuando uno busca información en internet, encontramos una profusión ingente de artículos en los que, salvando algunos muy elaborados e interesantes, se pueden llegar a ofrecer datos poco contrastados y se repiten otros artículos que contenían información no muy acertada. 

   Con ánimo de reunir una información útil respecto al material para iniciarse en la macrofotografía, quisiera presentaros una introducción a la fotografía macro o macrofotografía, sin grandes tecnicismos, pues ya hay algunos buenos artículos en la red, sino en un lenguaje asequible para poder comprender a grandes rasgos lo que nos ocupa y saber qué necesitamos.

Empezando

    La primera pregunta de obligada respuesta es: ¿Qué objetivo me compro?

    En fotografía veréis que hay una amplia gama de objetivos macro que podéis comprar. Son objetivos que tienen la característica de enfocar desde muy cerca y que habitualmente generan una imagen que va desde la mitad del objeto (1:2), hasta el objeto a tamaño real (1:1).

    En los objetivos macro suele poner la palabra 'Macro' en el objetivo. Esta es la manera de diferenciarlos del resto.

Focal angular o tele

    Cuando nos pongamos a mirar qué tipos de macros hay, veremos que los hay de distinta focal, desde 24mm. hasta 200mm. La diferencia está en que para sacar un objeto a igual tamaño con uno y otro objetivo deberás acercarte mucho con el de 24mm. y el de 200mm. te permitirá estar alejado, es más, el de 24mm. ni siquiera te permitirá tener el objeto a tamaño real (1:1), solo hasta 1:2,7. ¿Qué quiere decir esto? Que con un objetivo de 24mm. macro se hace un tipo de fotografía macro angular y con el 200mm. harás un tipo de fotografía macro de teleobjetivo.

    Un ejemplo: imaginaos que tenéis delante una Mantis religiosa que se ha quedado quieta como defensa para no ser localizada. 

          - Con un 24mm. macro os acercaríais casi hasta tocarla (18cm.) y sacaríais la mantis con todo el entorno que la rodea, plantas, cielo, etc. Son imágenes espectaculares en el que la Mantis aparece grande. Son objetivos que se pueden utilizar a mano, pues pesan poco.

          - Con un 200mm. macro y un trípode solido podríamos hacer un acercamiento a cierta distancia (50cm.) y sacaríamos solo la cabeza de la Mantis con un esquisto detalle, aislándola de lo que lo rodea. La Mantis podría estar en un entorno feo y nadie lo sabría. Son los objetivos de mayor calidad y mejor construcción.

Focal fija o zoom

      Otra elección que vamos a tener que hacer es si compramos un objetivo fijo o un objetivo zoom, pues hay objetivos macro de ambos tipos. 

      Mi recomendación es no comprar nunca un objetivo zoom macro, pues su calidad, por lo general, es muy inferior a la de un objetivo fijo. Los zoom son mucho más baratos, claro.

Con estabilizador o sin estabilizador

      Algunos objetivos macro tienen estabilizador de imagen para fotografías en las que, objetivo en mano, necesitamos disparar a menor velocidad para conseguir una luz adecuada. Puede ser recomendable si nunca vas a disparar con flash y no vas a utilizar trípode. Sin embargo yo recomiendo tanto el uso de flash como el de trípode para la fotografía macro, pues incrementa las posibilidades de este tipo de fotografía. Y usando flash y trípode no necesitaremos un estabilizador de imagen, que en la mayoría de los casos repercutirá en una peor calidad de imagen.

Marcas y focal definitiva

     Una vez que podemos imaginar el tipo de fotografía macro que vamos a hacer, que por lo general no suele ser la fotografía macro angular, lo habitual es que nos dejemos guiar por el precio, encontrando objetivos de entre 200 a 450€ que nos parecerán muy atractivos, con focales de 60 a 100mm.

     Aquí tenemos que tomar una primera y muy importante decisión que es la respuesta a la siguiente pregunta ¿Para qué voy a hacer fotografía macro, con qué fin? Dependiendo de la respuesta recomendaré un objetivo u otro.

     Si vas a hacer fotografía macro para ver las fotografías en el ordenador no necesitarás grandes objetivos y te podrá valer cualquier objetivo macro de la marca que sea. Aunque recomiendo por lo menos 100mm.

     Si vas a hacer fotografía macro para hacer alguna ampliación a papel, ya te merecerá la pena buscar la calidad y no te valdrá cualquier objetivo.

     Si además te gustaría presentar tus fotografías a buenos concursos de naturaleza, hacer alguna exposición, y que cuando veas tus imágenes quedes gratamente satisfecho, entonces deberás buscar gran calidad.

     Os pongo un ejemplo:

     Esta es una fotografía con un Canon 180mm. f/3.5L USM Macro, uno de los mejores objetivos macro que hay. (Tenéis que ver las fotografías a su tamaño real para apreciar la diferencia)

      
      Aunque he reducido a 1200 píxeles el tamaño de lado máximo y el original tiene 5616 podemos apreciar la gran calidad que hace que se vean detalles increíbles.

       Con un objetivo normal de gama media el resultado de la nitidez sería el siguiente siendo generosos:


      Se notaría poco si la vemos en el ordenador. Es cierto que un objetivo normal quizá no diera la calidad de este desenfoque o el color, pero si nos fijamos solo en la nitidez, aparentemente se nota poco si la vemos de lejos, por eso, si tu fin es verlas en el ordenador o hacer pequeñas impresiones caseras, no necesitarás un gran objetivo.

     Acerquémonos al 100%. Con un objetivo corriente, y siendo generosos, tendríamos este resultado (vedlas a tamaño real):


      Y con un macro de calidad este:


    Aunque no he querido exagerar mucho la diferencia, en las pruebas reales, si que aumentaría esta diferencia en muchos objetivos. Un objetivo corriente no nos valdría para concursos serios ni exposiciones y mucho menos para ver nuestras fotos y quedar plenamente satisfechos de su calidad.

    Por eso la respuesta a la pregunta sobre cuál va a ser el fin de nuestra fotografía macro es crucial.


    La calidad de un objetivo depende de muchos factores. Mucha gente por error, cuando piensa en calidad de un objetivo, piensa en su nitidez, y no es solo esto. La calidad de un objetivo reside en diversos factores como pueden ser la rapidez en el enfoque (que en fotografía macro es un poco irrelevante, ya que en la mayoría de las veces se enfoca manualmente o por acercamiento y alejamiento del objetivo), si el enfoque es interno (evita la entrada de polvo), si la construcción es de gran calidad (evita rozamientos, holguras y entrada de humedad o polvo), si las lentes son de la mejor calidad (evitan aberraciones, reflejos de luz, proporcionan gran nitidez y gran contraste), cómo están dispuestos sus botones, el diámetro de la focal, la construcción del parasol y de la anilla de sujeción a la zapata (si lleva anilla), etc. Todo esto son factores que harán que tu objetivo tenga la mayor versatilidad en el campo y la mayor calidad en el resultado final.


   Los mejores objetivos macro que se suelen encontrar son los propios de la marca de tu cámara, y casi siempre son los macros más caros. Las mejores construcciones y calidades de objetivos las encontraréis en las dos grandes marcas, Canon y Nikon.


   Marcas como Olympus, no tienen un macro 100mm. actual propio de la marca. La marca Pentax y Sony si tienen macro 100mm. de la marca. Y luego, dentro de las marcas que fabrican para otras monturas, tenemos la marca Zeiss, Sigma, Tamron, Tokina y alguna otra más, que tiene 90 o 100mm. macro.


   Dentro de las focales que debemos comprar, en seguida, si preguntáis en un foro, te recomendarán un 100mm. macro alegando su calidad y su manejabilidad. Son dos verdades. Se encuentran macros 100mm. de calidad y además se pueden utilizar para fotografiar macro a mano. Sin embargo, si queremos pedirle todo el rendimiento a un objetivo macro, no solo debemos buscar calidad y manejabilidad, sino también versatilidad. Es decir, que no tengamos que necesitar otro macro para hacer un tipo de fotografía que podríamos resolver con un solo objetivo.


   Un macro 100mm. consigue el tamaño real del objeto a unos 30cm., un 150mm. a unos 40cm. y un 180mm. a unos 50cm. Esto significa que a mayor focal podremos ubicarnos más alejados del sujeto en cuestión. Si es un insecto, tendremos menos posibilidades de asustarlo con una focal larga que con una de 100mm.


   Otro gran problema en la fotografía macro son los fondos. Muchas veces no conseguimos el fondo tan desenfocado como queremos, porque si lo hacemos, perdemos profundidad de campo en el sujeto principal. Con una focal larga, tipo 200mm o 180mm. la apariencia del fondo será más desenfocada que si lo hacemos con un 100mm., lo cual embellecerá nuestras fotografías y salvará muchas fotos que, de otra manera, quizá no nos valdrían.


   En el tema de la iluminación también será decisivo el tener una focal larga. Veamos porqué.


Iluminación


   Más tarde o más temprano nos daremos cuenta de que muchas veces, la iluminación no es la que deseamos, y nos estropea una fotografía que de haber tenido otra luz habría sido estupenda.


   Si queremos progresar en la calidad de nuestra fotografía macro, necesariamente vamos a necesitar aportar luz en muchas ocasiones.


   Uno de los flashes más recomendados en fotografía macro es el flash anular. Un tipo de flash que produce luz desde el objetivo. En mi opinión, un flash anular no es lo más indicado para fotografía macro. Podría valer para retratos en primer plano, pero para fotografía macro yo nunca lo utilizaría. El motivo es que o bien no crea sombras y elimina el volumen, o bien, si se tata de un flash anular doble, crea unas sombras con una mínima capacidad de colocación. En definitiva, es altamente desaconsejable para este tipo de fotografía. pues genera imágenes muy planas.


   Mi recomendación es utilizar flashes normales, o bien sincronizados por cable o bien por infrarrojos, lo cual es mucho mejor, y no ubicados sobre la cámara, sino de forma que creen volumen. Aquí es donde influirá el tener un 100mm. o un 180mm.


   Con un 100mm. tendremos posibilidades más reducidas de colocar los flashes, como es el caso del flash de contraluz, que se puede poner para resaltar desde atrás el insecto o la flor y que aporta una belleza especial al sujeto a la hora de resaltar su forma o sus bordes. Con un 100mm. muy probablemente se cuele luz en forma de resplandor o flare en nuestro macro con este tipo de iluminación trasera respecto al sujeto (es decir, con el flash de frente casi). Con un 180mm. o un 200mm no pasará.


   Normalmente empezaremos comprando un flash. Mi recomendación es tener flashes de la marca, del máximo alcance posible, pues nunca sabemos el área que debemos iluminar y cuánto debe predominar el flash sobre la luz natural. Estos flashes deberían poder sincronizarse entre ellos, poderlos programar a distintas intensidades y poder girar el cabezal de luz en todas las direcciones.


   El nº de flashes aconsejable es de 3 flashes. Uno para crear iluminación principal, otro para un contraluz y otro para iluminar el fondo. Como en todo, hay que empezar siempre poco a poco y nunca comprar nada que no se haya echado de menos antes.


Tubos de extensión y Convertidores de focal


   Un tubo de extensión aumenta un poco el aumento del objetivo y reduce la distancia de enfoque. Se pone entre la cámara y el objetivo. No lleva cristal. Lo único que hay que asegurarse es de que es un material de calidad y de que es perfectamente compatible con nuestra cámara y objetivo. Con él puesto perdemos el enfoque a infinito, esto quiere decir que solo lo podemos utilizar para hacer macrofotografía.


   Un convertidor de focal multiplica la focal de nuestro objetivo. Tienen cristal de por medio, pues es una lente, y debemos buscar el propio de la marca si es posible para que sea de la mejor calidad, pues al unirlo a nuestro objetivo perderá un poco de calidad. El convertidor de focal 2x duplicará nuestra focal. Si estamos utilizando un 100mm. lo convertiremos en un 200mm. bajando un poco la calidad y duplicando también el nºf mínimo. Si nuestro 100mm. era 2.8, lo convertimos en 5,6.


   En canon, por ejemplo, los convertidores de focal propios de la marca solo se pueden usar, en los objetivos macro, para el 180mm, porque funcionan a partir de 135mm. Esto significa que si al 180mm. le añadimos el convertidor de focal 2x, tendremos un 360mm. macro. En el caso de Canon, de altísima calidad.


   A parte de las principales marcas, hay otras marcas menores que también tienen convertidores de focal, como Kenko o Sigma. Aquí se resentirá un poco la calidad de nuestro macro.


   De nuevo vemos un motivo más de porqué no recomiendo macros de 100mm. si buscamos versatilidad y calidad, pues al añadir un convertidor de focal como el 2x, o nuestro objetivo tiene una calidad excepcional, o la imagen no será del todo nítida y al final no usaremos el convertidor de focal.
 
   Con el convertidor de focal 2x conseguimos un aumento de 2:1, es decir, de 2 veces su tamaño, en muchos objetivos.


   Gran parte de mis fotografías macro están a 360mm.


Soportes


    Uno de los temas más importantes en fotografía macro si lo utilizamos, es el trípode. Nuestro trípode debe ser muy robusto y con una rótula de 3 ejes (esto es lo más habitual y recomendable) o si solo vamos a hacer macro, de cremallera, que es más precisa.
 
    Un trípode de macro debe ser robusto, fuerte y bueno. Que además pueda bajar mucho hasta el suelo y poderle poner en multitud de posiciones. no existe el trípode perfecto, pero los hay que se le acercan.
    Mi recomendación es el Manfrotto 055XPROB u otros de igual calidad y distinta marca, y la rótula de 3 ejes, no es necesario que sea la mejor del último modelo, simplemente que cumpla su función y sea precisa para bloquearla y desbloquearla.


     Existe un tipo de zapata para la rótula que se llama plato micrométrico y que nos permite, con un pequeño movimiento de rosca, desplazar la cámara adelante o hacia atrás en cuestión de milímetros con un perfecto control. Esto se usa para enfocar en el punto exacto que queremos, lo cual, sin este tipo de zapata, es muy difícil, ya que la profundidad de campo de los objetivos macro es muy pequeña.


Reflectores y difusores


     Para reflejar la luz cuando usamos un solo flash o cuando queremos dar una luz suave, usamos un reflector o un difusor. El reflector rebota la luz y el difusor hace que pase la luz a través de él. Yo uso un reflector plegable 5 en 1 de 100cm. Tiene reflector dorado, blanco, plateado y difusor, y es altamente recomendable, pues además es barato. Lo podemos encontrar fácilmente en Ebay


    También uso muy a menudo como difusor de mis flashes, un folio pegado con celo. Es una maravilla para suavizar la luz.


Recomendaciones finales


    Os recomiendo ahora los objetivos suponiendo que buscáis la mejor calidad y versatilidad o lo más aproximado para vuestra marca.


    Si usas Nikon, recomiendo el Nikon 200mm. f/4 Micro, o si no hubiera más remedio, el Sigma 150.


    Si eres de Canon, el Canon 180mm. f/3.5L USM, o si no hubiera más remedio, el Sigma 150.


    Si eres de Sony recomendaría el Sigma 150mm. o el Sony 100mm.


    Si eres de Olympus hay un Sigma 105 para 4/3 y objetivos antiguos.


    Si eres de Pentax te recomiendo el Sigma 150 o el 100mm de Pentax. También estaría el carísimo Zeiss 100mm. entre los de buena calidad.


    Otras marcas muy extendidas como Tokina o Tamron, no las recomiendo para macrofotografía de calidad.


     Si vuestra fotografía macro no va a ser elaborada o no le vais a exigir mucho. Cualquier macro 100mm. os vale, sabiendo que hay mejores calidades y peores. Intentad ir primero al propio de la marca de vuestra cámara, y sino a Zeiss, Sigma o en último caso Tokina. El Tamron 90mm. es todavía peor, pero si no exigís mucho os puede servir.


    Lo que considero un error grave es comprar un macro pensando que más adelante compraréis uno bueno. En mi opinión es un error, porque por no esperar, te gastas el doble de dinero. Es mejor esperar e ir a por el bueno más adelante. Las prisas en fotografía suelen desembocar en errores. Se ha de pensar  cada compra con gran detenimiento.







Americo, enviado desde iPhone