martes, 7 de febrero de 2012

Como lograr horizontes rectos fácilmente

La situación es típica: estas de vacaciones, en alguna playa o lugar montañoso y te cruzas con grandes atardeceres o amaneceres, donde si bien la fotografía es algo trillada, no puedes perderte esa oportunidad. Tras algunos segundos de composición y planeamiento disparas, chequeas la toma en tu pantalla y continuas con tu vida vacacional.

Una vez vuelto y dispuesto a ver y/o procesar tus fotografías, te das cuenta que si bien tu fotografía del horizonte esta bien compuesta, este no está para nada recto, ya que tiene una pequeña inclinación hacia uno de los lados. Y esto no es una suposición, es uno de los errores más frecuentes y puede pasarle hasta al más profesional de los fotógrafos. Ponemos tanto entusiasmo en hacer que todos los elementos de la imagen cuadren entre si que olvidamos el detalle más importante y es que el horizonte no tenga una pendiente, si es que realmente no es así en la realidad.

Si bien ya hemos acordado que rotar las fotografías no es un problema mayor, ahorrar un paso en el postprocesado o tener una imagen "perfecta" directamente salida de la cámara siempre es recomendable. Algunos clics pueden arreglar un horizonte desnivelado (perdiendo algo de información ya que la imagen debe achicarse un poco para continuar siendo un rectángulo y no uno inclinado) y Lightroom dentro de su herramienta de recorte tiene la opción de nivelar que funciona muy bien.

Pero para aprender un poco más cada día les traigo un simple truco muy efectivo que ayudará a superar este problema: cuando compongan su horizonte a través del visor, utilicen los puntos de enfoque como referencia horizontal. La mayoría de las cámaras tienen como mínimo 3 puntos de enfoque horizontales, que permiten tener una linea imaginaria completamente derecha. Posicionando el horizonte sobre estos puntos arrojará una linea completamente recta, sin desviaciones y sin necesidad de corrección.

El único problema con esta técnica es que obliga a tener todos las imágenes mitad suelo, mitad cielo, pero con mover ligeramente la cámara hacia arriba o hacia abajo podremos compensar este inconveniente. Solo tengan en cuenta que al hacerlo, deben mantener esta simetría con los puntos y la linea del horizonte. La regla de oro es 1/3 y 2/3 (tanto de cielo o suelo, a elección), por lo que deberán mover verticalmente la cámara de acuerdo a estos valores.

Foto: Andres Rey










Americo, enviado desde iPhone