viernes, 13 de enero de 2012

Todo lo que necesitabas saber sobre las softboxes (II)

Y después de una breve introducción al mundo de las cajas de luz vamos a ponernos serios. Ya sabemos para qué sirven, pero si estás pensando en adquirir una y aún te quedan dudas, sigue leyendo:

Muchas opciones donde elegir

Las más utilizadas son cuadradas o rectangulares, aunque también son conocidas las octogonales (que tienen una forma casi circular).  Las cuadradas y rectangulares son las opciones más económicas pero se les puede sacar mucho partido, ya que son más fáciles de colocar e idóneas para la gente que está empezando.

Las cajas de luz de forma octogonal también son una buena opción, la más pequeña es la favorita para los retratos. Una variante de las octogonales es el octodome, que nos recordará mucho a los tradicionales paraguas, sólo que tiene algunos aspectos mejorados, los usan fotógrafos de moda y retratistas por la calidez y suavidad que dan a las imágenes. Además, la luz del un octodome se desvanece en cuando se aleja un poco del sujeto y esto da a los fondos un toque muy profesional y evita esos brillos innecesarios que daban algunos paraguas.

¿Qué tamaño necesito?

La luz emitida por la caja de luz no es necesariamente proporcional al espacio que ocupa. El tamaño influye mucho más en la dureza o difusión de la luz que en el área que cubrirá. Con diferentes tamaños, tendremos resultados distintos en el objeto fotografiado.

Es importante tener en cuenta que cuando más grande sea la fuente de luz más suave se vuelve esta luz. La luz suave elimina  las manchas de la piel y reduce el contraste al suavizar los bordes. En general, las más grandes se utilizan para fotografías de cuerpo entero o reportaje de bodas.

Una variante de la caja de luz estándar es el whitedome, cuyos lados se pueden quitar para enviar la luz en múltiples direcciones. Esto está muy bien para la fotografía arquitectónica porque nos permite tener una luz tanto direccional como omnidireccional de una misma caja de luz.

Lo podéis ver perfectamente en el siguiente vídeo:

¿Caja de luz o paraguas?

Lo ideal  sería tener ambas. Las cajas de luz tienen diferentes diseños para resultados distintos, por ejemplo, las cuadrculadas  encajan mejor en todos sitios y incluso en lugares donde colocar un paraguas sería difícil.

Mi experiencia personal me dice que los paraguas dan lugar a más destellos. Esto no es que lo haga el paraguas porque sí, sino porque no lo hemso colocado en el lugar adecuado, pero claro, es más complejo saber exactamente dónde debe ir que en el caso de las cajas de luz. Cuanto más grande sea el paraguas, menos destellos tendremos, pero más difícil será manejarlo.

¿Con qué caja de luz debería empezar?

Empezar con un tamaño mediano es importante porque son más versátiles y tarde o temprano encontraremos cuál es el que más se adapta a nuestras necesidades.

Fotos: Loud Tiger/ Photoflex










Americo, enviado desde iPhone