martes, 31 de enero de 2012

¿Son necesarios los fotoperiodistas en los medios?

La gran mayoría de los editores y directores de los grandes medios de comunicación parece pensar que no lo son, y ya es un hecho insólito encontrar a un solo fotoperiodista en la plantilla de algún periódico de prestigio.

La crisis de los medios impresos ha llevado a prescindir de gran parte del personal, y los fotógrafos no han tardado en caer. Las agencias y las personas que trabajan como freelances o autónomos reducen significativamente el presupuesto en las redacciones. Mientras una agencia de noticias o un reportero freelance ya se encuentra en el lugar de los hechos, tener a fotoperiodistas en la plantilla implica gastos en material y desplazamiento que muchos medios no están dispuestos a afrontar.

David Ashdown, el último fotógrafo que quedaba en The Independent dejó la empresa a finales de diciembre. Una triste noticia si tenemos en cuenta que a finales del siglo pasado, las redacciones de los diarios internacionales más prestigiosos contaban con una nutrida plantilla de fotógrafos que realizaban excelentes trabajos.

La cuestión ya no es únicamente económica; debemos plantearnos qué están perdiendo los espectadores con todo esto. Al igual que el periodismo digital cambió en su momento las formas de trabajar y de ofrecer la información, la supresión de roles tan importantes como el del fotógrafo también traerá consecuencias negativas. La inmediatez que nos brinda internet tiene una cara oculta: la velocidad a la que se fabrican las informaciones, el poco contraste con las fuentes o la falta de información al escribir una noticia. Debemos ser conscientes de eso.

Del mismo modo, el hecho de que los medios no tengan a sus propios fotógrafos también devendrá en una pérdida de los matices y de los puntos de vista. Está bien que los medios de comunicación se adapten a los tiempos y a las circunstancias, pero cuando esto influye en la calidad de la información quizá deberíamos preguntarnos que se está haciendo mal.

¿Qué creéis vosotros?, ¿que alternativas podrían proponerse?

Foto: Nicola Paternoster










Americo, enviado desde iPhone