viernes, 13 de enero de 2012

¿Sabemos coger correctamente una cámara de fotos?

Hace poco, mientras leía Gomorra, de Roberto Saviano, me llamó especialmente la atención un fragmento en el que un oficial de la policía científica contaba al autor cómo había empeorado la técnica al empuñar armas de fuego:

¡Hoy, después de Tarantino, ya no saben disparar como Dios manda! Ya no disparan con el cañón recto. Lo tienen siempre inclinado, hacia abajo. Disparan con la pistola torcida, como en las películas, y esta costumbre provoca desastres. Disparan al bajo vientre, a las ingles, a las piernas; hieren gravemente sin llegar a matar. Así, siempre se ven obligados a rematar a la víctima disparando en la nuca. Un charco de sangre gratuito, una barbarie del todo superflua en una ejecución.

Los seres humanos somos así, tendemos a imitar todo lo que vemos y no siempre es lo correcto. No sólo podemos aplicar esta historia a las armas, los fotógrafos también incurrimos en errores a la hora de utilizar nuestra máquina, y por ello nunca está de más recordar algunos consejos sobre agarre y posición que mejorarán con creces nuestras imágenes.

  1. La primera lección es que los codos deben estar pegados al cuerpo para conseguir una estabilidad óptima. Del mismo modo los pies deben estar separados, y entre ellos debe mediar una distancia igual que la que hay de hombro a hombro.
  2. Agarra la cámara con firmeza. ¿Eres capaz de visualizar una de esas fotos en en las que una persona frente a un espejo agarra la réflex con una mano mientras la correa cuelga de forma poco estética? Pues lo que tienes que hacer tú es todo lo contrario. Utiliza las dos manos y todos los dedos. Cuando digo todos es todos. No estamos bebiendo champán, estamos haciendo una fotografía.
  3. Utiliza una mano para sujetar el cuerpo y otra para el objetivo. Un objetivo normal te permitirá utilizar la mano izquierda para mover enfoque y zoom y al mismo tiempo utilizar la palma como base para garantizar la estabilidad.
  4. Si quieres tomar la fotografía a una altura inferior puedes colocar una rodilla en el suelo, pero no dejes caer tu peso sobre ella, manten la espalda recta y recuerda que los codos deben estar pegados al cuerpo.
  5. Si no tenemos flash y las condiciones de luz son pésimas podemos utilizar elementos para ayudarnos, teniendo mucho cuidado de no cargarnos el encuadre. Por ejemplo, apoyar nuestro hombro en una farola o una pared nos dará más estabilidad. En estos casos conviene utilizar el modo lifeview de la cámara con una cuadrícula, así nos aseguraremos un buen encuadre.

Fotos: Jason Rust/ Michel Df











Americo, enviado desde iPhone