miércoles, 4 de enero de 2012

Ojos rojos: por qué aparecen y cómo evitarlos

¿Por qué se produce el efecto ojos rojos?

Cuando hay poca luz en el espacio en el que estamos realizando fotografías las pupilas se dilatan para ver mejor. Si en esas circunstancias utilizamos un flash, parte de la luz generada pasará a través de la pupila (que, recordemos, es un agujero) hasta el fondo del ojo donde hay una cantidad de finísimos vasos sanguíneos de color rojo que darán lugar a esta sensación de que la pupila se ha vuelto roja.

Este efecto se suele dar cuando utilizamos el flash de la cámara, ya que el ojo está mirando directamente en la dirección del flash, que es la misma que la del objetivo.

¿En qué circunstancias se da?

El efecto de ojos rojos aparece en condiciones de luz escasa en las que utilizamos la luz del flash como una ayuda para tomar nuestra fotografía. No está estrictamente relacionado con la fotografía, seguro que algunos de vosotros habéis ido conduciendo por una carretera de noche y se os haya cruzado algún animal; lo normal es que os percatéis al ver dos enromes ojos rojos mirando fijamente en vuestra dirección.

Es decir, los ojos rojos se producen en condiciones de escasa luminosidad y cuando nuestra única fuente de luz es de intensidad media o alta.

¿Cómo solucionarlo?

Probablemente os hayáis dado cuenta de que las cámaras compactas suelen traer la opción "reducción de ojos rojos". Lo que hace la cámara cuando elegimos esta opción es disparar varios pequeños flashes que hacen que la pupila se contraiga y por tanto el efecto no sea tan marcado. Sin embargo, no siempre funcionará y gasta mucha batería.

Si realmente queremos reducir los ojos rojos nos deberemos deshacer del flash o utilizar un flash externo. Con un flash externo podremos hacer dos cosas:

  1. Si tiene un cabezal orientable lo orientaremos al techo y así evitaremos que una luz dura golpee directamente las pupilas.

  2. Otra forma de hacerlo es colocar el flash varios centímetros alejado del cuerpo de nuestra cámara, pero esto no siempre da el efecto deseado, porque entonces puede que nuestros sujetos salgan con un contraste muy fuerte entre la zona iluminada y la zona en sombras. Solución: usamos dos flashes.

Cómo reducir los ojos rojos una vez hecha la foto

Si nos ha sido imposible evitarlo, recurriremos a Photoshop para arreglarlo. Hay distintas formas de conseguirlo. Aquí tengo una foto casera con un gato como el que cualquiera podría tener en casa.

  1. Ampliamos la fotografía hasta tener sólo los ojos (aunque yo os la pongo en grande para que os quede claro) y cogemos la herramienta cuentagotas. Con ella hacemos click en el iris del ojo, la parte que tiene su color natural (marrón, azul…). Cuanto más pegado a la pupila mejor, porque más oscuros serán los tonos.

  2. Ahora cogemos la herramienta pincel y la utilizamos en la parte roja del ojo aplicándola con cuidado y un pincel pequeño. Este efecto no se ve tan acentuado cuando tenemos varias personas en la fotografía y queda más natural.

  3. Pero aún así, si nos gusta que la pupila tenga un color más real nos saltaremos el paso 2. Elegimos la herramienta pincel en color negro y en modo desaturar. Éste será el resultado.

La fotografía que he elegido es uno de los casos más exagerados, pero tened en cuenta que lo normal es retocar ojos rojos de varias personas, con lo que el color de la pupila en caso de elegirlo nosotros no llamará tanto la atención y quedará más bonito.

Fotos: Ra Moyano/ Sharon Taylor/ N. 05










Americo, enviado desde iPhone