lunes, 9 de enero de 2012

Hannah Collins fotografía por el mundo los ingredientes de elBulli

La fotografía gastronómica está de moda, y todo fotógrafo, independientemente de su nivel, cae más tarde o más temprano en el arte de fotografiar comestibles.

La fotógrafa  y directora Hannah Collins ha decidido hacer carrera de esto de la fotografía gastronómica y, como sus aspiraciones son elevadas, de ahí ha nacido un proyecto con Ferran Adrià que no consiste en otra cosa que recorrer el mundo cámara en mano buscando el hábitat natural de los ingredientes que el prestigioso cocinero utiliza en su archiconocido restaurante elBulli.

En el último año, Collins ha recorrido Europa, Latinoamérica y Asia en busca de la historia de estos ingredientes, desde los lugares en los que se cultivan los vegetales o se crían especies animales hasta los procesos que siguen, los mercados en los que se venden y las familias que han hecho de alguno de ellos un medio de vida y una tradición.

El resultado de todo este trabajo ha sido un libro llamado The Fragile Feast, un tomo de 300 páginas y 200 imágenes sobre la cocina y la cultura de los lugares originarios de tan exóticos ingredientes. Una mirada mucho más allá de los fogones para mostrar al espectador que la cocina tiene mucho de la historia de los lugares y ayuda a mantener tradiciones milenarias.

Algas, percebes, centollos y erizos de Galicia, la caña de azúcar de Ecuador, miso japonés o botarga de Grecia se dan cita en el mismo libro para amantes de la cocina, los viajes y, por supuesto, la fotografía.

Una muestra de las fotografías que aparecen en el libro podrá verse en el espacio madrileño de Ivorypress Art-books desde el 12 de enero hasta el 4 de febrero.

Fotos: Hatjecantz











Americo, enviado desde iPhone