jueves, 12 de enero de 2012

Expresión de Autor: Ana Retamero


    Ana Retamero es profesora de Biología. No es profesional de la fotografía, sin embargo, si lo fuera, la única diferencia, es que tendría más tiempo para hacer fotografía, pero nada más, pues actualmente atesora en su haber una larga lista de premios justamente recibidos por su gran trabajo fotográfico.

    Aún con todo, no son los premios lo que me ha llevado a incluir a Ana Retamero en esta exclusiva lista de fotógrafos de la sección 'Expresión de Autor', sino su virtud fotográfica más destacada: Su visión fotográfica.

    No es fácil definir a una fotógrafa por su trabajo, pero si tuviera que definir la característica más importante de esta autora, es que: 'Sabe ver'. Sabe ver lo que a muchos se nos escaparía, los pequeños detalles, la relación entre las formas, lo que la naturaleza esconde.

    Como veréis, al igual que Jonathan Lhoir, la fotografía de Ana Retamero no es por lo general un tipo de fotografía que requiera materiales fotográficos tan caros que podamos pensar que su trabajo está reservado solo para los que tienen un buen desahogo económico, no. La fotografía de Ana es sencillez, elegancia y estilo, y eso no se compra, se lleva dentro y se puede educar. De ahí que haya elegido a esta estupenda fotógrafa para que juntos podamos aprender un poco de ella.

    Como hice en mi primer post de 'Expresión de Autor' empezaremos por las fotografías más asequibles para todos, e iremos poco a poco creciendo en complejidad.


    Ana Retamero

     Paisajes

     Empezaremos por la sección de espacios naturales

     Primera

 

     Una sencilla toma en la que la combinación de varios factores produce un resultado muy satisfactorio.

     Para hacer una fotografía así, o bien te la encuentras ya, o bien se encuentra el lugar y luego más tarde se acude con la luz que uno busca. Según ella misma nos cuenta, le gusta esperar a tener la luz adecuada a lo que ella pretende expresar.

     La luz de esta fotografía es una luz lateral de atardecer o amanecer. Este tipo de luz, además de embellecer el conjunto con tonos cálidos, produce sombras muy alargadas y laterales, que combinadas con las formas, pueden crear escenas muy peculiares donde a penas unas horas antes no parecía haber nada interesante. Ya tenemos nuestra primera enseñanza para hoy: En la medida de lo posible, debemos hacer la fotografía solo con la luz adecuada a nuestros fines. Debemos buscar esa luz o esperar a que se dé el momento, y no aventurarnos a hacer la fotografía con la luz que tenga. Hay que preguntarse si con una luz distinta la escena mejoraría.

    Pero no solo la luz es un valor en esta fotografía. El sujeto principal, la planta, está ubicada en el primer plano, jugando con la cercanía a la cámara y con las líneas que la propia duna tiene. Las líneas nos crean sensación de profundidad, y dirigen la mirada desde la planta hasta que la vista termina con la parte superior de la fotografía, como indicando que la duna continúa. Esas líneas, además, nos indican soledad, aislamiento, pues no hay ninguna pisada ni ningún otro ser vivo salvo la planta del primer plano.

    Esta fotografía, puede lanzar un mensaje de angustia, si a uno le causa dificultad la soledad, o de paz, si uno disfruta en ella, por eso, las fotografías no acaban en la cámara, sino que continúan formándose hasta llegar al espectador, que es quien las acaba con el resultado final que ha producido dicha fotografía en él. Lo que a uno le ha sugerido angustia, a otro le ha sugerido miedo, y a otro paz o serenidad. Esto es muy importante conocerlo, pues la fotografía no es hacer 'click' con la cámara. Eso es hacer fotos, pero no fotografía. La fotografía es arte si se cuida y se trabaja, y el arte es comunicación y mensaje, ya sea para bien o para mal.

     Fijaos que manera más sencilla de mandar un mensaje el de esta fotografía. Simplemente tenemos que cuidar los detalles, fijarnos y pensar qué nos sugiere una situación concreta que vemos en la naturaleza o de qué manera podríamos expresar algo concreto modificando la ubicación de la composición o la luz.

     Respecto al material para hacerla, no necesitaremos mucho. Podríamos hacerla con una compacta, y de ahí para arriba, claro. Una fotografía al alcance de todos si vamos aprendiendo poco a poco a saber ver.

Segunda

   

      Vemos ahora una fotografía de bosque. Las fotografías de bosque siempre son difíciles, pues la maraña de árboles dificulta mucho una composición ordenada de los elementos, y todo resulta más caótico para nuestra percepción. Dentro de esa complejidad, estamos ante una fotografía que ha sabido ordenar los factores individuales hacia una sensación de conjunto muy interesante.

       Lo primero que percibimos, es que la fotografía está dividida por el verde de los alcornoques y el amarillo de los helechos. Todo ello salpicado por los troncos descorchados y oscuros que rompen la horizontalidad en favor de trazos verticales que no son al hazar. Si os dais cuenta, Ana se ha posicionado de tal manera que los troncos, por un lado forman como un triángulo que dirige nuestra vista hacia el centro, y por otro crean una línea de izquierda a derecha, que se aleja y consigue que acabemos mirando al árbol de la derecha. Una composición que no es fácil de ver.

       Es importante la división entre los 2 colores, porque eso crea una sensación de sencillez en el conjunto, que un bosque, por la maraña de árboles, no tiene habitualmente. Hay una armonía en el conjunto que ha sido buscada adrede para estabilizar un poco la imagen.

      Quizás no lo habéis notado, pero parte de la calma que transmite esta foto, a parte de ser por la simetría creada, le viene dada por la luz de día nublado que tiene. Esta misma fotografía, con luz dura de medio día, habría sido terrible. Esas luces también las debemos buscar y esperar a que sucedan.

       Esta es otra toma que se puede hacer con una compacta, pero ahora bien, hay que saber verla. Podríamos pasar por este sitio y no ver esta fotografía. La experiencia y el ir muy muy atentos a todo lo que nos rodea, nos llevará a descubrir lo que está oculto a los ojos inexpertos.

      Nuestro posicionamiento en el lugar es crucial. No es lo mismo un lugar, que un paso más adelante o hacia atrás, o desplazarse un poco a la izquierda o agacharse para cambiar el punto de vista. Hay que probarlo todo en cada ubicación e ir descubriendo cada posible imagen en la naturaleza. Siempre valorando mucho cómo va a quedar el fondo respecto al motivo principal.

      Detalles

      Si hay algo en lo que  destaque la fotografía de Ana Retamero es en los detalles, es quizás el motivo por el que ha entrado en esta selección, por su capacidad para recoger el detalle con gran inteligencia.

      El detalle es un tipo de fotografía al alcance de todos, quizás más destinado a las reflex, pues con las compactas podemos acceder al detalle, pero con mucha profundidad de campo. Hay que saber buscar y encontrar. Una cámara reflex normal nos permitirá acceder al detalle, sin embargo, si no hemos visto lo oculto, perderemos ese momento. La cuestión es ejercitarse en mirar detenidamente todo en nuestras salidas al campo, y ver la relación de las cosas en su entorno.

Tercera

 

     Esta fotografía es un acercamiento macro, pero no es una fotografía sencilla como pudiera parecer a simple vista. No consiste en verlo, acercarse y pulsar el botón. La fotografía lleva la perfecta melodía de la composición, algo que debemos aprender a tocar.

     Fijémonos lo primero en la luz. Una luz extremadamente suave, perfecta, que invita a algo agradable, muy acorde con lo que estamos viendo. Esta armonía encaja perfectamente con la textura. La planta tiene una textura como de algo suave, como algodón o seda. Una luz dura no hubiera favorecido nada esta sensación. Si nos encontramos esta planta en agosto a las 16:00 de la tarde podemos poner un difusor encima y nos suavizará la luz. Esa es la ventaja de poder modificar los parámetros de luz en los objetos pequeños. Algo que muchas veces es recomendable: cambiar la luz que hay.

     El tono también favorece el conjunto. Es un color ocre apagado, claro, sin sombras.

     El fondo grisáceo también acompaña a toda la fotografía y encaja hasta confundirse con la misma planta.

     Otro factor interesante, la disposición de los tallos, que crean líneas que dirigen la mirada hacia un punto concreto, fuera ya de la imagen, pero alineado en perfecta armonía, que nos indica que toda la planta surge de un único tallo.

      La profundidad de campo permite un cierto desenfoque del fondo, que hace que se pierda la imagen hacia un infinito. Es una imagen etérea, que da paz, armónica, en abanico.

      En definitiva, una fotografía trabajada.

      En todos estos factores tenemos que poner la atención antes de que la adrenalina del momento nos haga disparar nuestra cámara. Hay que pararse, pensar, buscar distintos fondos, distintos puntos de vista y alturas. Crear distintas composiciones, sin el conformismo de hacer la primera fotografía que hayamos visto. Pararse, intentar descubrir si podemos crear expresividad, mensaje, comunicar algo.

       La fotografía es esto, un trabajo anterior al momento del disparo. Un trabajo que no se ve, pero que en el resultado final se percibe y hace transmitir algo en la fotografía final.

Cuarta

   

      Esta fotografía es también otro de esos detalles que hay que saber ver. Aparentemente es una situación que estamos hartos de ver en los campos. En este caso, en un campo de trigo, sin embargo, sabiendo componer adecuadamente, podemos resaltar algo que en el conjunto pasa desapercibido, pero que ante los ojos que lo saben ver, descubre la belleza de la naturaleza.

      De nuevo la luz es suave, y da un aspecto pictórico a la escena. Ante un campo seco de trigo, una pequeña zona tiene todavía color, el color verde, rojo y amarillo que podríamos encontrar a principios de Junio en nuestros campos.

      La reducida profundidad de campo nos ayuda a crear profundidad, con espigas desenfocadas en primer plano y al fondo.

      De alguna manera, el color seco de las espigas rodea al verde. El color verde nos habla de esperanza, de ilusión, a cada uno le transmite sentimientos diferentes. Si os dais cuenta, de nuevo la imagen comunica un mensaje. Algo seco que rodea a algo con vida. Los significados acabarán con lo que a nosotros nos transmita.

      La foto está aislada del resto del paisaje, porque el resto no importa, ni cielo, ni caminos, lo que importa es esa pequeña parte. Para este tipo de fotografías yo uso mucho el Canon 70-200 f/2.8, que da gran nitidez y desenfoca con muchísima belleza. Aquí un teleobjetivo medio nos será muy útil.

     Esta fotografía no es apta para todos los tipos de cámaras, porque solo con una reflex y un teleobjetivo en condiciones conseguiremos esa reducida profundidad de campo.

Quinta

     

       Esta tampoco es una fotografía al alcance de todas las cámaras. Se necesitará una reflex. Está realizada con un teleobjetivo de focal larga, así se consigue una mínima profundidad de campo. Es muy probable que con el diafragma totalmente abierto.

      De nuevo, el sujeto principal queda aislado mediante el pasto seco que lo rodea. La mínima profundidad de campo ha hecho que todo esté desenfocado, salvo una pequeña parte del sujeto principal.

      Como recomendación para estas fotografías, debemos procurar que el sujeto esté perpendicular a nosotros, para que, aunque todo esté desenfocado, el plano que forme el sujeto principal esté enfocado. Si la planta estuviera en el mismo eje que nosotros, veríamos enfocada solo una flor, y el resto estarían totalmente desenfocadas.

       Otra recomendación para la composición es intentar que los distintos elementos queden separados siempre que sea posible. En este caso, cada flor está prácticamente separada de la otra, y no se interponen o se ocultan unas a otras. Hay veces en las que no es posible, pero si lo es, debemos procurar que el resultado final no cree confusión y no se mezclen elementos.

       De nuevo vemos que Ana ha elegido la luz suave, que es la que más conecta con esta imagen tan delicada.

Sexta

   

       Ahora subimos en complejidad. Ya para los fotógrafos de aves.

       Vemos una imagen sencilla en elementos. Se ven 2 alcatraces con su magnífico plumaje.

       La gran virtud de esta fotografía es el paralelismo entre ambos ejemplares, que se complementan y dejan cerrada la imagen, es decir completa. No es necesario ningún elemento más.

       Para hacer este tipo de imágenes hay que tener equipo en condiciones para estar camuflado y poder llegar con tu focal al animal y a sus detalles, y requiere mucha paciencia y tiempo empleado. No son fotografías casuales, sino buscadas en las que se han previsto las condiciones y se ha preparado todo a conciencia.

       Normalmente requerirá de una cámara que pueda disparar ráfagas de fotos y procesarlas internamente de modo rápido.

Séptima

     

        También sobre aves. Con esta fotografía Ana me ha dejado boquiabierto. Cuando escribía este post puse que era un detalle muy interesante el que se vieran las nubes detrás de las cigüeñas, que indicaba que era un lugar alto. Cuál fue mi sorpresa, cuando al pedirle permiso a Ana Retamero para utilizar sus fotografías me explica que lo que se ve al fondo no son nubes... sino olas, espuma de las olas del mar. Ciertamente me quedé impresionado. La intención de Ana era crear el efecto de nubes, y ya lo creo que lo ha conseguido. Es imposible saber que son olas. Además, da la sensación de estar en un lugar altísimo, situación no muy habitual en un nido de cigüeña.

        Como veis, la inteligencia aplicada a la fotografía es un factor crucial para una buena fotografía.

        La composición con el motivo principal entra por la zona inferior derecha hasta la mitad de la fotografía, y permite que se vean las olas por la izquierda y por arriba. La disposición de los nidos y de las cigüeñas crea una línea que sube de izquierda a derecha, en una estampa muy típica de estas aves, salvo por la sensación de altura que da.

        En este caso tenemos luz dura, que permite resaltar más todavía el volumen de las nubes del fondo y el color de los picos y las patas.

       Sin duda, una toma ingeniosa al máximo.

Octava


        


        Otra fotografía de aves. Vemos como juega con el reflejo, parte muy importante de esta fotografía. pero además, ha captado la pata trasera saliendo del agua, lo que crea la sensación real de que el correlimos está corriendo, a parte de que está en el aire. La luz del sol ha iluminado perfectamente al correlimos, y toda la escena rebosa sencillez captando rápidamente la atención hacia el sujeto principal y lo que está haciendo.

         Como veis, la sencillez es una virtud de buen fotógrafo.

Novena

     

         Esta fotografía rebosa ingenio. Ved como, alterando la luz, ha conseguido crear un centro de interés magnífico. La flor no está captada en su totalidad, Ana ha preferido jugar con tres líneas de sus colores de manera que creen una composición que parte de la zona de luz y se expande hacia afuera.

         El enfoque está perfectamente ubicado para que se vea la textura de las paredes de la corola de la flor, resaltada por esa luz que sale de dentro, como si fuera el paso a otra dimensión. Es una fotografía espectacular. Me parece de un ingenio tremendo.

Décima



        Esta fotografía no es tan espectacular como otras, pero su composición merece un comentario. Son hojas de nenúfar, pero Ana ha jugado con el agua alrededor e incluso con el agua que ha entrado en una de las hojas. Las líneas o mejor dicho, curvas, tienen un orden, se nota que la fotografía está realizada con intención y que la autora ha buscado esa sensación. Si nos ponemos a imaginar, puede parecernos la silueta de un ave en vuelo.

        Debemos preocuparnos mucho de la composición de nuestras fotografías. Si os dais cuenta conseguiréis buenas fotografías donde aparentemente no hay nada.

 Acabando

        Aunque Ana Retamero tiene muchas más fotografías, no os voy a comentar todas. Entrad en su web e id analizando su trabajo, ya veréis como con ingenio y visión fotográfica, conseguimos aprender mucho de su forma de fotografiar.

        Con esta autora, hoy os he querido mostrar principalmente la importancia de saber ver los detalles y de no incluir muchos elementos en una fotografía.

        Os dejo el enlace a la página de Ana Retamero:

        http://www.anaretamero.com


        Un Saludo a todos y mi agradecimiento a Ana por la colaboración con sus fotografías.







Americo, enviado desde iPhone