lunes, 26 de diciembre de 2011

Un parque de atracciones abandonado, reclamo para fotógrafos.

Creo que todo fotógrafo anhela encontrarse con uno de esos espacios que transmiten sensaciones muy fáciles de plasmar en una imagen, extensiones o espacios vacíos que hablan por sí solos y que dejan mudo al espectador. El fotógrafo David Gray, fotógrafo de Reuters, realizó a principios del mes de diciembre una serie de fotografías para las que sobran las palabras.

En su última viaje por el sur de China, Gray acudió a la localidad de Chenzhuang, unos 25 kilómetros al noroeste de Pekín, donde encontró las ruinas de un parque de atracciones llamado Wonderland (El País de las Maravillas) que nunca llegó a abrirse.

Una mañana de niebla y un escenario como éste hicieron posible la toma de varias fotografías que tienen una atmósfera siniestra y encandilan al espectador que se pregunta sobre la vida en el lugar.Lo más impactante es observar los campos de maíz que rodean el lugar, la fusión entre las entrañas de hierro de la construcción y los jornaleros realizando sus tareas ajenos al tenebroso espectáculo.

Wonderland, destinado a ser el mayor parque de atracciones de toda Asia, se levanta al lado de una carretera, rodeado por las plantaciones de maíz y las casas de los agricultores. La construcción fue paralizada en 1998 por desavenencias con los agricultores y, aunque se intentó reactivar la construcción, no hubo acuerdo. Un cartel que reza "entre bajo su propia responsabilidad" invita a los fotógrafos a quedarse fuera, pero no evita que los niños de la localidad jueguen entre las ruinas de una estampa algo siniestra. Unas imágenes que reflejan el avance de la naturaleza en un País de las Maravillas abandonado.

Desde la visita de Gray son algunos más los fotógrafos que se han acercado hasta el lugar para captar con sus equipos las imágenes de las ruinas en decadencia.










Americo, enviado desde iPhone