sábado, 3 de diciembre de 2011

Convierte una lata de Pringles en un snoot para tu flash

Se me da muy bien lo de hacer y reparar cosas, pero cuando se trata de equipo fotográfico prefiero comprar productos terminados de un vendedor reconocido, porque a veces termino invirtiendo mucho tiempo en algo que no se ve lo suficientemente bien como para usarlo en el trabajo.

Pero este pequeño proyecto que encontré en Petapixel me llamó la atención porque sí me parece viable, debido a su bajo costo, el poco tiempo que necesita, y la buena relación entre esas dos cosas y la funcionalidad final. Además, con una manita de pintura negra por fuera podría verse casi como algo comprado en tienda.

Pero primero, ¿qué es un snoot? Pues bien, se trata de un accesorio para flashes que nos ayuda a focalizar el haz de luz en una área más pequeña. Es muy útil cuando quieren hacerse fotos en clave baja, o cuando queremos destacar un elemento por sobre otros. El modelo más popular tiene la forma de un cono, hecho de anillos cada vez más pequeños. Estos se ajustan muy bien a las luces de estudio con monturas circulares, pero es muy difícil utilizarlos con flashes portátiles más pequeños y rectangulares.

Un snoot logra focalizar la luz gracias a su forma alargada, el recubrimiento refractante en su interior (blanco o metálico), y una rejilla en forma de panal de abejas en el extremo por donde sale la luz. Estos tres elementos logran alinear los rayos de luz de forma que el área que iluminan es finalmente mucho más reducida, aunque los bordes son suaves y hasta cierto punto naturales.

Entonces, ¿cómo convertimos una lata de frituras en un snoot? Pues no hay más que ver las figuras que el fotógrafo sueco Fredrik Selander colgó en su cuenta de Flickr. Por si les queda alguna duda, les dejamos unas instrucciones de lo más simples:

  • Con unas tijeras o una cuchilla, se hace un corte en forma de "H" en el fondo de la lata, que es metálico, de manera que queden unas pestañas que ajusten en la cabeza del flash.

  • Luego hay que cubrir esas pestañas con alguna cinta adhesiva, para que los bordes afilados no nos lastimen o rayen nuestro equipo.

  • Con eso ya tenemos un snoot funcional, pero si quieren que funcione todavía mejor, pueden abarrotar la lata con sorbetes -pajillas, cañitas- de color negro. Es importante que sean negras, porque la luz rebotaría y atravesaría las blancas, haciendo más bien un difusor. Si fuesen sorbetes de algún color, obviamente la luz tomaría esa tonalidad.

  • También es importante que los sorbetes no lleguen hasta la cabeza del flash, pues debemos dejar espacio suficiente para que la luz "inunde" la lata y rebote en el recubrimiento metalizado. Hay que recortar los tubitos para que ocupen sólo el último tercio o cuarto del cilindro. Podemos asegurarlos con algún pegamento, pero la idea es que estén tan ajustados que la presión los sostenga.

  • Personalmente, recomendaría que se pinte con una capa de spray o esmalte acrílico, para que dure un poco más, y para que no sea tan evidente el origen alimenticio de nuestro nuevo accesorio.

Les dejamos una galería de imágenes tomadas de las cuentas de Flickr Nikonized, blog.jmc.bz y Arnett Gill, y de la web instructables. En ellas vemos los distintos pasos de la construcción del Pringles Snoot, y algunos resultados.

Snoot6 Snoot5 snoot4 Snoot3 Snoot2 Snoot1 Snoot hecho con una lata de Pringles










Americo, enviado desde iPhone