miércoles, 21 de diciembre de 2011

¿Cómo exponer bien una fotografía?

 
     Este es un tema que no he tocado en el blog, y que, por lo importante del asunto, debería haber hecho ya. Así que, pidiendo disculpas lo primero por no haberlo puesto antes, comencemos con ello.

   Muchas veces, sobre todo al comienzo, a la hora de medir la luz para hacer una fotografía, nos fiamos de la cámara en modo automático. Esto está muy bien para casos en los que podemos perder una fotografía y queremos captar el momento rápidamente, pero fuera de ese caso, no deberíamos medir como norma general en automático.

    La manera más recomendable de medir en fotografía de naturaleza es en manual.

    Toda fotografía da como resultado una gráfica llamada histograma, que mide los valores de luz que tiene la imagen. A veces no sale en la pantalla de nuestra cámara, pero hoy en día todas las cámaras tienen una función para que aparezca el histograma nada más hacer una fotografía.

     Una fotografía está correctamente expuesta cuando los valores del histograma están desplazados lo más a la derecha posible sin llegar a rozar el límite de la gráfica. Esto nos indicará que todos los píxeles de nuestra foto tienen información de tono, la mayor cantidad de información. Si llegara a rozar con la zona derecha, habríamos quemado varios píxeles y la información que tendrían se habría perdido, quedando una referencia de que lo que hay ahí es solo color blanco. Cuando nos hemos pasado poco, en ocasiones se puede recuperar, pero esto solo se puede hacer cuando uno ya tiene amplia práctica y sabe qué es lo que va a quedar bien.

     Cuando ponemos la cámara en manual y pulsamos el disparador a la mitad, la cámara mide la luz y nos da una información sobre la exposición, que viene reflejada en el indicador de nivel de exposición, que tiene unos números del -2 al 2 y unos puntitos que expresan medios diafragmas, si solo hay uno entre cada numero, o tercios de diafragma, si vemos 2. Lo normal es tener activado el indicador de nivel de exposición con tercios de disafragma. Al pulsar, una barra se colocará bajo uno de esos números o puntitos y parpadeará, indicándonos un valor.

     Para medir la luz tenemos que poner el tipo de medición de la cámara en 'Puntual'. Vemos que en nuestra cámara aparecerá en el centro del visor o en la pantalla un punto. Esto significa que la luz de toda la escena la va a coger en ese punto y no en el resto de la pantalla.

     Una cosa que tenemos que aprender desde el principio es aprender a cambiar de diafragma, de velocidad de obturación y de ISO sin despegar el ojo del visor. Una vez que sepamos manejarnos así, todo será mucho más sencillo.

Manera de medir

     La manera de medir, una vez tomadas estas precauciones y dado los pasos anteriores es la siguiente:

     1)  Disponemos en el visor la imagen que queremos fotografiar, y averiguamos cuál es la zona más luminosa que va a tener nuestra foto. Pongamos por ejemplo, que la zona en cuestión va a ser una nube blanca que hay en el cielo.
 
     2) Colocamos la cámara de forma que la nube blanca quede en el centro, justo donde marca el símbolo de medición puntual, y pulsamos a la mitad el disparador. En ese momento nos dará un valor en el indicador de nivel de exposición. Imaginemos que pone:  -1.  Eso significa que la fotografía todavía está subexpuesta y debemos alzarla de luz. Para hacerlo, podemos hacer la fotografía más lenta, o abrir el diafragma (bajamos de número), o bien subimos el ISO. Si nos lo hemos aprendido de memoria, no tenemos ni que apartar el ojos del visor.

         Hacemos pruebas hasta que al medir en la nube nos da 0. Si recomponemos y hacemos la fotografía, veremos en el histograma que todavía nos queda espacio a la derecha, y que podríamos haber hecho la fotografía con más luz sin que saliera sobrexpuesta. ¿Porqué pasa esto si la zona luminosa estaba a 0? Esto sucede porque el medidor de luz de las cámaras mide para los grises y no para los blancos, por lo que cuando hemos llegado a 0, aún podemos sacarle más luz a la toma. De esta manera conoceremos el límite de sobrexposición de nuestra cámara, es decir, cuánto tengo que subir la fotografía de luz antes de que me sobrexponga. Cada cámara tiene su límite. La mía la puedo subir hasta un punto por encima de 1 y me sale la fotografía clavada de luz.

      3) Una vez hechas varias pruebas, nos daremos cuenta de que podemos subir siempre la luz hasta 2 o 3 puntos sin que sobrexponga. La próxima vez que midamos el punto más luminoso de una escena, ya podremos subir la exposición hasta 3 puntos por encima del 0 perfectamente y al hacerla nos saldrá perfecta si realmente el punto que hemos elegido era el más luminoso.

Ejemplos diversos

     a) Imaginemos que estamos disparando a mano a 1/160 y no queremos bajar de esa velocidad para que no nos salga movida. Hemos medido y todavía está oscura. Tenemos 3 maneras de solucionar la falta de luz. Una es usando flash si se puede, otra es abriendo el diafragma, y la última es subiendo el ISO. Pero imaginemos que nuestro flash no llega a iluminar el fondo y tenemos que hacerla sin flash, y que no quieres bajar de f/8 para no perder calidad en el resultado final. La única solución será subir el ISO. Este es uno de los motivos importantes por el que a mejor ISO de cámara, más situaciones podremos afrontar en nuestra fotografía.

     b) Otro ejemplo. Imaginemos que hemos medido la luz bien, hemos hecho la fotografía y vemos que el cielo sale perfecto de luz, pero el campo sale muy oscuro. Esto es debido a que la escena tiene un alto rango dinámico, es decir, que la diferencia entre luces y sombras es muy grande. Esto pasa mucho. Para solucionarlo se usan filtros en los que la mitad se va oscureciendo. Se llaman filtros degradados. Colocando el filtro con un portafiltros en nuestro objetivo, y poniendo la parte más oscura en el cielo luminoso, igualamos la luz un poco respecto de la del campo, que estaba tan oscura, con lo que podremos hacer la fotografía con más luz y esos tonos oscuros del campo se verán más claros.

     c) Imaginemos que hacemos la fotografía, medimos bien y al ver el resultado la fotografía está muy clara de luz, aunque el histograma no dice que esté sobrexpuesta. Esto sucede porque la fotografía ha recogido mucha luz al ser una escena muy clara, y no significa que esté mal expuesta, al contrario, está perfectamente expuesta. Para que nos quede como lo que hemos visto con nuestros ojos, en el software, en casa, podremos bajar la exposición a nuestro gusto. Pero la fotografía estaba bien expuesta, recordad.

Ejemplos gráficos

     En esta fotografía el animal es muy oscuro, y el campo muy luminosos. Será muy difícil sacar bien ambas cosas, salvo con una cámara que tenga un alto rango dinámico.
     Primero os pongo un ejemplo de como estaría subexpuesto.



     Vemos que el histograma está todavía muy desplazado hacia la izquierda y se le puede dar más luz, pues queda un espacio vacío en esa parte.

     Hagamos otra fotografía:



       En este caso nos hemos pasado un poco de luz, porque el histograma está un poco pegado a la derecha y eso nos indica que ya sobrexpone en las zonas de más luz.

       La exposición correcta sería esta:



      Pongamos otro ejemplo. En este caso, la típica fotografía que es muy clara en los tonos.

      Sobrexpuesta se ve perfectamente:


     El histograma está totalmente desplazado a la derecha y está rozando con el límite, con lo que la fotografía estará sobrexpuesta.

     Si subexponemos pasa lo siguiente:

   
      Da la impresión de que está bien expuesto, sin embargo, el histograma nos dice todo lo contrario, que admite más luz.

      Pues vamos a dársela:



     Ahora está perfectamente expuesto, pues todo el histograma está desplazado a la derecha pero sin tocar el extremo, con lo que no habrá ninguna luz sobrexpuesta a pesar de la claridad que aparece.

     Con esta fotografía en la cámara, luego mediante el software le podremos bajar la exposición hasta que se parezca a lo que había realmente, que era esto:



     Podríamos pensar, y ¿Porqué no haberla hecho subexpuesta, pues queda igual no?  Una fotografía que está subexpuesta, no capta toda la viveza del color ni de la luz en una fotografía, pues pierde información en los tonos, sin embargo, una fotografía que se ha llevado al límite de la exposición y luego se ha bajado para dejarla como era originalmente, tiene toda la información en los tonos y la calidad será mayor, sin duda.

     Bueno, pues ya sabéis la manera de exponer correctamente.

     Un Saludo







Americo, enviado desde iPhone