domingo, 11 de diciembre de 2011

Como elegir la configuración ISO correcta

Via FotoInicio
El ISO es la forma de controlar el efecto de la sensibilidad del sensor a la luz, hay muchas técnicas matemáticas que nos pueden ayudar a definir que media ISO utilizar en determinada circunstancia, en este articulo intentaremos dar una idea para elegir la configuración correcta para tus fotos, teniendo en cuenta que una mala elección ISO puede arruinar tu fotografía o mejorarla en caso de ser bien configurada.

En la mayoría de las cámaras se inicia con ISO 100 lo que significa una menor sensibilidad a la luz, mientras que a mayor ISO la sensibilidad a la luz será mayor, hasta aquí parece algo fácil pero pensar que al tener poca luz la solución es solo aumentar el ISO es un error y eso se debe a que al aumentarlo también aumentamos el ruido digital que puede aparecer en nuestra foto. Los granos en la fotografía son algo totalmente despreciable para todo fotógrafo que si bien queremos una mayor sensibilidad, no deseamos que el ruido nos arruine la toma.

A diferencia del resto de las configuraciones de la cámara como la velocidad de obturación, el cambio del ISO no es detectable en la pantalla LCD, el ruido producido recién lo podrás ver al editar la fotografía en la PC. ¿Que debemos hacer entonces? Lo ideal es mantener el ISO lo mas bajo posible para evitar el ruido en las fotos, lamentablemente no siempre es una opción debido a que los escenarios donde trabajamos no son iguales.

Entonces demos una vuelta por los posibles escenarios y que ISO podríamos configurar para cada uno de ellos, supongamos que estamos en un día a pleno sol, lo que sería lo ideal, ya que con ISO 100 sería suficiente, pero tengamos en cuenta que si en la foto que vamos a tomar hay muchos detalles de sombra no estaría mal aumentarlo a 200 o 400 incluso.

Otra cosa es la fotografía en interior, donde la luz artificial empieza a jugar un papel importante, la luz natural que ingresa por las ventanas pueden equilibrar el uso de nuestro ISO dejándolo en 400, pero en una habitación hasta podríamos llegar a 800 y solo está a metros de distancia. Acá está la capacidad nuestra de reconocer el lugar para configurar correctamente nuestra cámara.

La meta es tratar, mientras se pueda de mantener un nivel bajo del ISO y algo que puede ayudar a nuestro objetivo es la utilización de un flash. La clave en la elección correcta del ISO está en saber determinar los factores que nos rodean, así conseguir una menor cantidad de ruido digital con lo que queda claro que hay que tratar de disparar con la menor ISO posible, es sin dudas la mejor opción a nuestro trabajo.

La manera de aprender es a prueba y error, lo mejor sería sacar fotografías en distintas situaciones de luz y con distintas configuraciones ISO y luego ver las diferencias entre ellas para determinar cual es la configuración que más se adapta a lo que buscamos.

Eso es todo por hoy, ahora tenemos una idea del ISO y su utilidad, solo les dejamos como tarea probar ustedes mismos, de seguro después de leer esto si nunca antes te has fijado en esa parte de la configuración lo empezaras a hacer y tus fotos mejorarán.







Americo, enviado desde iPhone