martes, 13 de diciembre de 2011

Clases de cámaras (II): Gamas de DSLR

El fin de semana publicamos aquí en ALTFoto la primera parte de esta serie, en la que hablamos de las categorías de cámaras digitales en general. En esta segunda entrada, pensada como una guía para aquellos que están buscando qué comprar en esta temporada navideña, hablaremos de las gamas de reflex digitales o DSLR, por sus iniciales en inglés.

Les recuerdo, antes de comenzar, que decidí escribir esto porque me llamó la atención cómo algunos comercios se aprovechan de lo complicado del tema para vender como profesional equipo que corresponde en realidad a gamas de entrada. Tengo que decir también que sería imposible clasificar las cámaras basándose solo en lo que dice cada marca, ya que eso obedece también a las estrategias de marketing de cada compañía.

Trataremos de ser objetivos y olvidar por un momento nuestras decisiones, gustos y anhelos personales. Después de todo, no se trata de decir si una cámara es mejor que otra, si no de ordenarlas según sus prestaciones. Comenzamos entonces:

  • Gama de entrada, entry level o "Principiante" Son las DSLR más pequeñas, livianas y baratas. Suelen venderse en combinación con un lente kit, que independientemente de la marca, casi siempre es un 18-55mm f3.5-5.6. Los modelos más recientes incluyen filtros creativos -un pequeño banco de efectos pre-establecidos que se pueden aplicar directamente desde la cámara-; cuentan con una resolución de unos 12MP; y pueden grabar vídeo en HD o FullHD.

De lo que se trata aquí es de apreciar las bondades de un sensor más grande que el de las compactas, y de experimentar con los controles manuales y lentes intercambiables. Los precios van desde los $400 hasta los $550, y a esta gama corresponden las Rebel de cuatro dígitos (1000D y 1100D) de Canon; la D3000 de Nikon; y las A230 y A390 de Sony, además de su cámara de espejo traslúcido (SLT) A33.

  • Gama Amateur Antes esta categoría no se distinguía de la anterior, pero ahora es necesario debido a que se introdujeron prestaciones importantes en cámaras de consumo. Esta es quizá la más confusa de las gamas, ya que por prestaciones y precio, algunas de estas cámaras casi se igualan con sus hermanas mayores. Sus sensores APS tienen entre 12 y 18 megapixeles, y los modelos más recientes graban vídeo en FullHD. Algunas tienen también "filtros creativos", aunque su fuerte es el rendimiento en poca luz y sistemas de enfoque más efectivos.

La construcción de los cuerpos es más sólida, aunque aun de plástico, y permite su uso con accesorios como disparadores verticales, flashes o lentes más pesados (aunque no se recomienda colgarles un tele muy largo). El rango de precios es más amplio, y va desde $550 hasta $900, siempre con el objetivo 18-55mm f3.5-5.6. Los modelos más recientes incluyen pantallas abatibles. A esta gama corresponden las últimas Rebel de tres dígitos de Canon (500D, 550D y 600D); las D3100 y D5000 de Nikon; la Pentax K-r; la Olympus E-620; y las A35 y A450 (SLT) de Sony.

  • Gama semi-profesional Su principal característica es la mayor solidez, gracias a un chasis metálico. A nivel funcional, incluyen más y mejores puntos de enfoque; controles más finos para los parámetros de exposición y almacenamiento de la imagen; asistencia electrónica novedosa como el sensor de nivel del horizonte; y una buena protección contra el agua, el polvo y las temperaturas extremas. Desde esta gama las marcas suelen ofrecer pantallas de enfoque intercambiables.

Los precios están alrededor de los $1,000 para las configuraciones más baratas, que incluyen solo el cuerpo o un lente zoom básico con el que no se puede explotar todo su potencial. Los sensores vas de los 12 a 18MP, aunque en este nivel no se trata tanto de la resolución final como de la claridad de la imagen. A esta gama corresponden las EOS de dos dígitos de Canon (50D y 60D); la vieja D90, la D5100, y la D7000 de Nikon, las SLT Sony A55 y A65 y la DSLR A580; la K-5 de Pentax y la E-30 de Olympus.

  • Gama profesional "no-fullframe" Son el tope para muchos fotógrafos, que no quieren renovar sus juegos de lentes, o por lo menos comprar varios más, para poder usar una cámara de sensor completo. Incluyen muchas más funciones y puntos de enfoque. Los modelos más recientes cuentan con dos procesadores para mejorar la velocidad de enfoque y el rendimiento en ISO's altos. Por supuesto, tienen chasis metálicos y cuerpos muy bien protegidos del clima.

Los sensores de estas cámaras tienen el mismo tamaño y resolución que los de sus hermanas menores, pero no son los mismos, y su electrónica más eficiente promete mejores resultados. Los precios se encuentran por debajo de los $2,000, aunque se puede comprar solo el cuerpo por algo menos. A esta gama corresponden la 7D de Canon; las D300 y D300s de Nikon, la A77 de Sony, y la algo desactualizada K-7 de Pentax.

  • Gama profesional ligera También llamadas "de paisajismo" o "de viaje", son cámaras fullframe, y como tales suelen tener unos megapíxeles más que sus hermanas menores. Durables y relativamente livianas, cuentan con estructura metálica, muchas opciones de personalización, y por supuesto, todas las ventajas de las gamas anteriores, salvo por los "filtros creativos" o las pantallitas abatibles, que eso no interesa mucho a los profesionales.

Los precios están alrededor de los $2,500, y a esta gama pertenecen las dos versiones de la 5D de Canon, la D700 de Nikon, y la nueva SLT A77 de Sony.

  • Gama profesional especializada Son las flagship o "buques insignia" de cada marca, ya que representan lo más avanzado de su tecnología. Su característica definitiva es que tienen controles dobles para el disparo vertical. Aunque a las cámaras de las gamas anteriores se les pueden conectar accesorios con esta función, las cámaras de esta clase los tienen ya incorporados en el cuerpo de chasis metálico. Son cámaras grandes y pesadas, con dos y hasta tres procesadores y grandes baterías. Sus precios van de los $5,000 a los $9,000.

Son especializadas en el sentido en que atienden requerimientos específicos. Nikon por ejemplo, atiende la demanda de velocidad con la D3s, capaz de disparar 9 tomas por segundo con un sensor fullframe de 16MP; mientras que a los que quieren calidad de imagen les ofrece la D3X, de 24MP también fullframe. La propuesta de Canon análoga a la D3X es la 1Ds, con un sensor fullframe de 21MP. Pero si lo que se quiere es velocidad, debes ir por la 1D, que en su cuarta versión es capaz de disparar a 10 fps, aunque con un sensor más pequeño, con un factor de recorte de 1.3 y 16MP. Hace poco Canon anunció la 1DX, que unifica sus dos líneas anteriores, en un cámara de sensor completo y velocidades de 12fps.

Mención aparte merecen las cámaras refelx de formato medio, como las Hasselblad, Mayima, PhaseOne e incluso alguna Sigma. Se trata de cámaras con grandes sensores y resoluciones muy altas, usadas en fotografía publicitaria sobre todo. Ya hablaremos de ellas en la siguiente entrega de esta serie, en la que también esperamos resolver alguna duda que les queda. La sección de comentarios es suya.






Americo, enviado desde iPhone