lunes, 28 de noviembre de 2011

Llueve... ¡Bien!

   
     En España es tiempo de lluvias, nieblas y nieves. Cualquier persona a esto lo llama mal tiempo, pero para un fotógrafo significa una oportunidad.

     Este tiempo de lluvias nos suele acobardar a la hora de salir al campo a hacer fotografías, de echo, a mí me ha pasado un montón de veces en las que no he salido porque llovía. Esto no solo es culpa nuestra, sino que muy poca gente nos ha dicho que se puede salir a hacer fotografía, y estoy seguro que mucha menos gente nos ha dicho que se debe salir a hacer fotografía en estas condiciones.

     Si buscamos en Google algo sobre fotografía con lluvia vamos a encontrar poco a nada verdaderamente útil. Encontraremos fotografías hechas con lluvia, capas o fundas para la lluvia y consejos más bien poco útiles que harán que nos quedemos en casa cuando llueva.

     En este post pretendo abrir brecha en un mundo que solo conoce el que se ha aventurado a ello y del que no podremos encontrar mucha información.

     Lo primero que tenemos que saber es que nos vamos a mojar, que nos debemos mojar muchas veces para conseguir una gran fotografía. Lo segundo que debemos saber es que las fotografías bajo la lluvia o condiciones lluviosas tienen grandes papeletas para ser grandes fotografías. Si en condiciones normales hacemos 80 fotos y al final rescatables hay 8 y buenas 2, en condiciones climáticas adversas podemos traer 30 fotografías y tener 8 o más que nos dejen muy muy satisfechos. El motivo es que la luz cambia en estas condiciones, y los ambientes cobran interés. Teniendo unas nociones de composición, este tiempo lluvioso puede ser el que mejores fotografías nos deje en todo el año.



     Cuando nos preparamos para hacer una salida fotográfica al campo y vemos que va a llover, debemos coger cierto material que nos ayudará a hacer nuestras fotografías.

     Debemos tener una funda protectora de lluvia que cubra nuestros objetivos y cámara, las hay de todos los precios y calidades. Yo uso una de mínima calidad y precio que consiste en un plástico alargado con un cordel para ajustarlo al objetivo. Recomiendo esta, por diversas razones.
    Hay fundas de lluvia muy sofisticadas que te permiten meter la mano por dentro para controlar el zoom y el enfoque. Puede que sea útil, pero a mí no me parece práctico, porque si se te mojan las manos al sacarlas y luego las vuelves a meter para controlar el objetivo, ya lo estás mojando, con lo cual hay que ser muy cuidadoso. La funda que yo tengo, como no se pueden meter las manos, ya cuentas con que vas a tener las manos mojadas todo el rato, y se maneja el zoom y el enfoque desde fuera, ya que el plástico es muy manejable.
     Para ajustar el extremo del cordel de la funda al objetivo, debemos poner el parasol del objetivo, lo que, además, nos proporcionará una cierta protección para que entren el menor número posible de gotas en la parte frontal del objetivo. Aún así, los sistemas de acoplamiento del extremo del objetivo a la funda, todavía no están muy bien desarrollados, habiendo algunos sistemas que agarran mejor y otros peor.



      Otro elemento importante es llevar una capa larga de agua que te permita ajustar las mangas para que no te molesten a la hora de manejar la cámara. Es preferible una capa a llevar un impermeable de chaqueta y pantalones, que te hace sudar y al final acabas empapado como si no lo hubieras llevado. La capa deja respirar la ropa y a la vez te protege del agua. Lo más probable es que los bajos de los pantalones acaben empapados. Si cuentas con que va a ser así, no te sorprende y sabes a lo que vas.
      Un añadido interesante es llevar unas botas que te protejan del agua. Llevar los pies mojados puede hacer que nos retiremos a casa antes de lo deseable.



       Necesario es también llevar la ropa que sea necesaria para que no pasemos frío en el cuerpo, solo en la cara, que seguro que se nos va a mojar. Debemos contar con ello. Por arriba, un anorak con capucha, o la misma capa deberá proteger la cabeza del agua. Aquí es muy importante la configuración de la capucha. Una capucha que se cierre mucho y nos deje ver o que sea muy difícil de atar y quede muy suelta, puede condicionarnos para dejar la actividad fotográfica y abandonar. La capucha debe quedar bien adaptada a nuestra cabeza y permitirnos ver bien la cámara.

       Con este material ya podemos salir del coche y hacer fotografías sabiendo que la cara y las manos nos las vamos a mojar.

       Los que tenemos gafas tenemos un problema doble, pues se nos mojan y empañan fácilmente. Debemos tener en los bolsillos varias toallitas de fibra para gafas y también para limpiar las lentes de los objetivos.

       Hay que contar también con que no podemos cambiar de óptica debido a la lluvia, y si llevamos capa, ésta no tiene bolsillos, con lo que las toallitas y todo estará bajo la capa y será difícil de coger.

       Ante todo no hay que estresarse ni ponerse nervioso, simplemente hay que concienciarse de que estamos en condiciones adversas y todo se hace más difícil, pero las fotografías pueden ser excepcionales.

       Un sistema que aún no he probado pero creo que funciona bien, es llevar un gran plástico que nos cubra a nosotros por entero, y una pequeña mochila con material bajo la capa. En un momento dado podemos echarnos el plástico por encima, quitarnos con habilidad la mochila y crear un ambiente seco para poder cambiar una óptica, limpiar una lente a la que le han caído gotas o limpiarnos las gafas. Llevar una gorra bajo la capucha puede ayudarnos a no mojar las gafas.

     

         Yo uso mucho con lluvia el trípode. Me permite desentenderme un poco de sujetar la cámara y con la función "Live View" ver la composición con una cierta comodidad que no tengo si estoy mirando por el visor de la cámara y me están cayendo gotas por la cara. Si podéis llevad siempre el trípode y usadlo. Una vez acabada la salida, en casa, debemos dejar el trípode completamente estirado para que se sequen las patas y no cree oxidaciones en las juntas.

        Los días de lluvia los cielos pueden tener nubes planas que fotográficamente son muy poco interesantes o nubes con formas bien definidas, que nos embellecerán mucho los cielos. En alta montaña esas nubes pueden convertirse en niebla, y la niebla lo embellece todo. Y en otras ocasiones podemos encontrarnos que las nubes se quedan como enganchadas en las faldas de las montañas dando espectaculares imágenes. También sucede muchas veces que un claro en el cielo hace que se vean los rayos de sol y entonces tenemos un momento especial para fotografiar. En definitiva, los días de lluvia son impredecibles, pero una cosa es segura, siempre acabamos llevándonos grandes imágenes de momentos muy especiales.



      Si en un paso más avanzado queremos mejorar nuestra práctica en lluvia, ya tendremos que ingeniárnoslas para conseguir taparnos del agua e introducir accesorios nuevos. Uno de estos trucos es sujetar un paraguas a un trípode para ubicarnos debajo y poder fotografiar cómodamente.
       El trípode debe ser robusto y pesado a la par que alto. Debe alzarse un poco más que nosotros para que no nos demos con el paraguas en la cabeza mientras estemos fotografiando. Yo uso para sujetar el paraguas una barra flexible 'heavy' de Manfrotto, pero no me acaba de convencer mucho, puede que sea mejor el 'Magic Arm' de Manfrotto, pero no lo he probado. Al brazo flexible van 2 pinzas de sujeción fuertes. Una va al trípode y otra al paraguas, y éste hay que ubicarlo en el centro de gravedad del trípode, sino se volcará a la menor ráfaga de viento. También se puede separa el mango del paraguas de la barra central y usarlo como un paraguas de estudio acoplándolo en un adaptador para paraguas de estudio, que se acoplan a la zapata del trípode sin necesidad de brazos flexibles ni pinzas.

      Si conseguimos cubrirnos bien con este invento de paraguas-trípode, podremos usar filtros degradados, que evitaremos que se mojen manteniéndolos siempre dentro del radio de protección del paraguas. Estos filtros son muy necesarios debido a los cielos sobrexpuestos que en ocasiones aparecen ante la lluvia en contraposición con la falta de luz del conjunto del paisaje.

      Algo de lo que debemos estar muy atentos es del tono. Los días nublados pueden dar lugar a 2 extremos. O bien el campo mojado queda realzado por la humedad y cobra un colorido exuberante, o bien con la nieve o la niebla perdemos mucho el color y nos quedan escenas de tonos de grises. Ese es probablemente el mejor momento para practicar nuestra fotografía de blanco y negro. No solo debemos aprender a mirar el color, sino también el tono, lo que es más oscuro y lo que es más claro, su diferencia, su evolución de claro a oscuro y viceversa. Los contrastes formados en la naturaleza, su relación...



      Otro aspecto interesante es donde llevamos el material en el coche. Con este tiempo tan adverso, no podemos permitirnos el incordio de, cada vez que paremos para hacer una fotografía, coger todo del maletero y preparar el material mientras nos mojamos. Todo debe ir al alcance de la mano, preferiblemente en el lado del copiloto, bien sujeto para no tener un disgusto en un frenazo. Yo lo sujeto con el cinturón de seguridad. Llevo la mochila a mi lado bien sujeta.



       Cuando hacemos este tipo de fotografía, nuestro material tiene que ir ya preparado. Si tenéis un teleobjetivo medio, ese es el que debe estar ya preparado a vuestro lado con la funda de lluvia puesta, simplemente debemos tener que parar el coche, coger la cámara de nuestro lado y salir del coche para hacer la fotografía. Esto lo hacemos porque las escenas impresionantes de niebla, en muchas ocasiones, apenas duran uno o dos minutos, y no podemos permitirnos el lujo de perder una escena impresionante de niebla. Muchas veces se ve la escena desde la carretera, paramos con precaución, salimos y hacemos la fotografía. Es ese el momento en el que captamos esa gran imagen que hemos visto a otros fotógrafos y que requiere estar en el momento adecuado en el lugar adecuado y tener la cámara preparada para ese momento.

       Para completar este post sobre lluvia, os dejo en mi canal de vídeos la práctica fotográfica que he hecho sobre lluvia, niebla y nieve, la Práctica Fotográfica nº 12, que os ayudará sin duda a ver esto que os he explicado y alguna cosilla más:

       http://www.youtube.com/user/CarlosDoradoVideo

Un Saludo a todos y... a mojarse.







Americo, enviado desde iPhone