sábado, 26 de noviembre de 2011

Acerca de los adaptadores step-up

No hace mucho hicimos una encuesta poco científica acerca del uso de los filtros entre todos los lectores del blog y resultó que el 72% los utiliza frecuentemente y con la finalidad de proteger la lente. Mayor fue mi sorpresa, ya que me ubicaba en el lado de los anti-filtros, solo por una cuestión de vagueza.

Ahora, como los fotógrafos profesionales que intentamos ser, poseemos al menos 2 o 3 lentes distintas para nuestra reflex. Supongamos que tienen su lente kit 18-55mm, el maravilloso y barato 50mm f/1.8 y un Lensbaby Composer Pro, por que Instagram no es suficiente para ustedes. Ya que son tan asiduos usuarios de filtros seguramente estarán detectando el problema principal: ¡cada lente tiene su propio diámetro de rosca!

El 18-55mm posee una rosca de 58mm, el 50mm una de 52mm y el Lensbaby, en el caso del Double Glass Optic, de 46mm. Suponiendo que somos fanáticos de los filtros de densidad neutra, aquellos que disminuyen el ingreso de luz de manera pareja, permitiendo el uso de velocidades de obturación mas lentas, ¿que diámetro comprarían? ¿pensarían solo en el 50mm, para aprovechar su apertura máxima en días soleados? ¿pero que sucedería con el versátil lente kit? Quedaría absolutamente excluido del uso del filtro, por poseer una rosca más grande.

La solución es más sencilla de lo que parece: comprar el filtro de rosca más grande que consigan y utilizar adaptadores step-up que los conviertan en el diámetro adecuado. Los step-up son unas pequeñas ruedas de metal con dos roscas. En un lado tienen un diámetro y del otro tienen uno mas pequeño. Con esto logran utilizar un mismo filtro con distintas lentes.

Debido a que su precio es marginal, tan solo $3 dolares por ejemplo el de 72mm a 77mm, comprar varios para cada lente que posees no es una idea descabellada. Así que adelante, amigos de los filtros, ahora tienen una excusa más para utilizar esos cristales por delante de sus lentes.










Americo, enviado desde iPhone