martes, 22 de marzo de 2011

¿Por qué la profundidad de campo del visor nunca es correcta?

Todas las cámaras reflex del mercado actual tienen un botón que activa la visión de profundidad de campo. Lo que hace este botón es cerrar el diafragma y permite apreciar la profundidad de campo que se vera en la fotografía final. Al ver a través del visor normalmente, la lente se encuentra completamente abierta y permite pasar toda la luz. Pero aquí surge un problema, ¿por qué si la lente se encuentra en su máxima apertura, la profundidad de campo que se observa a través del visor no es la misma que en la fotografía resultante? Es decir, al ver a través del visor, la imagen parece tener una profundidad de campo mayor, pero al disparar, esta imagen nunca concuerda con la idea que teníamos previamente.

He aquí una de las primeras cuestiones a tener en cuenta al realizar fotografías con aperturas muy grandes, como por ejemplo los retratos: nunca puedes confiar la profundidad de campo que te informa el visor. Para comprobar la profundidad cuando utilices un diafragma cerrado sera útil, pero solo recién a partir de f/4 y dependiendo de la cámara.

El problema radica en los cristales que las cámaras reflejan la luz hasta llegar al visor. Recodemos que ya se trate de pentaprismas o pentaespejos, la luz es reflejada a través de diversos cristales hasta llegar a tu ojo. Hace mas de 40 años, estos cristales y especialmente la pantalla de enfoque (que es donde la luz se refleja tras rebotar en el espejo) estaban hechos de un material similar al vidrio esmerilado. En esa época las lentes que se utilizaban normalmente eran de tipo focal fija f/2 a f/2.8. Era bastante raro y inusual encontrar lentes de tipo f/3.5. Acercándonos mas a nuestra era, encontramos lentes de tipo zoom que suelen comenzar en f/3.5 y hasta f/4, que en su mayor extensión su mínima apertura es de f/5.6. El problema con estas aperturas y el vidrio símil esmerilado, es que este ultimo no tiene un buen desempeño en condiciones de poca luz.

Pueden imaginar que utilizar un zoom en f/5.6 con un cristal que su desempeño no es bueno con esa cantidad de luz, el arte de enfocar manualmente era bastante complicado debido a que la imagen visible seria bastante oscura. Por esta razón, y con el auge de las lentes de tipo "lentas", en vez de utilizar este tipo de cristal esmerilado, se comenzó a desarrollar vidrios de microprismas que tienen un excelente desempeño en condiciones de poca luz, pero fallan de manera importante al representar la profundidad de campo en aperturas grandes. Hagan la prueba, configuren su reflex en f/22 y aprieten el botón de profundidad de campo. La imagen del visor sera considerablemente oscura, pero lo suficientemente brillante como para poder enfocar y encuadrar. Esto era sencillamente impensable en cámaras de hace 30 años.

Si tienen la oportunidad de trabajar con lentes del tipo f/1.8, f/1.4 o incluso f/1.2, mi recomendación es que utilicen el modo live view de su cámara. Esa sera la única manera que tendrán de ver la profundidad de campo real que obtendrán en la fotografía final. Si quieren seguir utilizando el visor con estas aperturas, pueden adquirir pantallas de enfoque alternativas, pero requieren cierta habilidad en su instalación.

Foto: Tim Ellis










Americo, enviado desde iPhone