miércoles, 30 de marzo de 2011

¿Por qué el foco infinito no esta al final del anillo de enfoque?

La semana pasada hablamos acerca de unos consejos para utilizar en el momento de fotografiar estrellas. Estos cuerpos celestes, al estar a una distancia considerable, obligan al fotógrafo a colocar la lente en posición de infinito; cualquier posición anterior daría como resultado una imagen desenfocada. En los comentarios de esa entrada se preguntó acerca de esto y una de las inquietudes que surgió fue por que al enfocar al infinito, este punto no parece estar al final del anillo, sino unos milímetros antes.

¿Lo has intentado? Enfocar al infinito suena fácil: con simplemente girar todo el anillo hacia la derecha, todos los objetos mas allá de la distancia mínima de enfoque deberían aparecer perfectamente claros y sin distorsión. Pero no es así, al girar el anillo en toda su capacidad todo quedará con un leve desenfoque. Enfocar al infinito es tan complejo como enfocar a otras distancias, ya que tiene una posición indicada y especifica. En algunas lentes de mayor calidad, esta posición está marcada con una pequeña linea que ayuda a alcanzar este punto, pero aun así existen esos 4 o 5 milímetros extras que al sentido común parecen inexplicables.

La cuestión de su existencia no se debe a una posición especial del foco o algún tipo de función escondida, sino por una razón física. Así como los objetos cambian de tamaño (de manera casi imperceptible) al variar su temperatura, la construcción plástica y metálica de la lente no esta exenta a este fenómeno. Si una lente detuviera su movimiento exactamente en el punto infinito, una pequeña elevación de temperatura cambiaría el tamaño del taco de frenado, haciendo imposible llegar a ese punto debido a la dilatación de los plásticos o metales que interrumpen la rotación del anillo.

Por otro lado, las lentes con sistema de autoenfoque necesitan algún tipo de margen de error. El anillo de enfoque se mueve a gran velocidad y si al alcanzar el infinito la única manera de frenarlo fuese chocando contra el limite de la lente, causaría mucho daño a esta traba, ademas de la fuerza extra que haría el motor al llegar a este punto. Con un pequeño espacio de sobra, el motor de la lente se puede desactivar (o empezar a recorrer el enfoque hacia el otro lado) de manera segura antes de impactar contra este limite.

Foto: Procsilas Moscas










Americo, enviado desde iPhone