viernes, 8 de octubre de 2010

RAW vs. JPEG (II): Entendiendo el RAW

RAW 400x400 RAW vs. JPEG (II): Entendiendo el RAW

El formato RAW, cuya traducción literal del inglés al castellano significa crudo, es un formato de archivo digital de imágenes que contiene la totalidad de los datos de la imagen tal y como ha sido captada por el sensor digital de la cámara fotográfica. El formato RAW generalmente lleva aplicado compresión de datos sin pérdida de información.

Los archivos RAW en contraste con los archivos JPEG, están completamente sin procesar. Además, no hay un formato RAW universal, ya que cada fabricante de cámaras registra en un formato RAW propietario, lo cual requiere un software de edición para leer y editar los mismos. Los principales fabricantes de cámaras tienen sus propios formatos RAW, Nikon usa archivos NEF, Canon los CR2, Olympus ORF, y los ARW de Sony, y la lista sigue. Pero todos ellos son esencialmente lo mismo, archivos RAW que contienen toda la información que es capturada por el sensor de la cámara, y como resultado, estos archivos son relativamente grandes.

De hecho, los archivos RAW no son técnicamente archivos de imagen, son esencialmente archivos de "solo lectura" que no pueden ser modificados. Los cambios que se realizan durante el proceso de edición digital son guardados en un archivo de salida denominado XMP. Por lo tanto, nunca están en peligro de sobrescribir un archivo RAW, ya que siempre van a existir en su estado original. Por ello, los archivos RAW a veces son admisibles en la corte, debido a que nunca son objeto de manipulación digital. Los cambios realizados se almacenan por separado, y cualquier imagen final tendrá que ser guardada en otro tipo de archivo, por lo general un archivo JPEG.

Entonces, ¿por qué quieres disparar en RAW si al final vas a guardar la imagen como JPEG?.

Los archivos RAW proporcionan un gran control durante el post procesado de la imagen y su resultado final. Dado que los archivos RAW están completamente sin procesar, la cámara no emplea los mismos algoritmos como con JPEG. A su vez, los archivos se verán menos coloridos y detallados al principio. Sin embargo, la información que se extrae de la imagen durante el procesamiento de JPEG permanece en el archivo RAW. Esta información adicional le permite realizar los ajustes manualmente en el ordenador con herramientas más sofisticadas, que proporciona la capacidad de producir un mejor resultado final que el de la interpolación hecha por la cámara.

Durante el procesamiento de archivos JPEG, la cámara ajusta el balance de blancos (según lo que hayamos seleccionado) y altera la información de saturación y contraste. Con los archivos RAW, el balance de blancos no se altera y toda la información de saturación y contraste se conserva. Esto nos permite tener un control total sobre estos importantes aspectos.

Cuando elegimos un ajuste de balance de blancos, auto, nublado, soleado, etc, y al disparar en formato JPEG, la cámara procesa la imagen de tal manera que el balance de blancos ya no puede ser cambiado correctamente. Con el formato RAW, la imagen se etiqueta con la configuración que elija, pero puede ser cambiado a cualquier otro ajuste posteriormente, en caso que no nos guste lo que la cámara ha hecho en la opción seleccionada.

Hay otro beneficio significativo, el hecho de que ninguno de los cambios que se realizan en los archivos RAW es permanente. Si un año después decidimos que la edición realizada requiere un balance de blancos más valido, o ya sea que nuestras habilidades en edición digital han mejorado podemos volver al archivo original, hacer nuevas ediciones y luego guardar un nuevo JPEG sin pérdida de la calidad de imagen.

Obviamente, el "inconveniente" de los archivos RAW es que son archivos de gran tamaño lo que significa que menos imágenes caben en una tarjeta de memoria, y debemos disparar con las tarjetas de memoria de mayor capacidad, y ademas que requieren de edición en un equipo y más espacio en el disco duro. Como se ha mencionado necesitamos un software especializado para leer y editar archivos RAW. Los programas de edición más populares son Camera Raw (parte de Photoshop) y Lightroom, ambos de Adobe, y Aperture de Apple, pero hay muchos más entre estos los propios software de edición de cada fabricante Estas aplicaciones están diseñadas para el flujo de trabajo eficiente y facilidad de uso. Mientras muchas imágenes RAW se pueden editar en cuestión de minutos, esto sigue significando mucho tiempo frente a un ordenador para algunas personas. Si no piensas en edición de imágenes en absoluto, RAW no es para ti.

Imagen: Jakub Nowaczyk








Sent from my iPhone