viernes, 1 de octubre de 2010

La hora azul, hora mágica

hora azul La hora azul, hora mágica

Uno de los primeros secretos que descubrí en mis inicios en la fotografía, fue el efecto de algo denominado la hora azul, ya en este momento no recuerdo como fui a dar con este concepto pero particularmente cambió mi modo de ver el mundo.

La hora azul, que también se le conoce como hora mágica o dorada, corresponde a la primera y ultima hora del día y es uno de los momentos favoritos de los fotógrafos. Básicamente podemos situarla en la media hora previa al amanecer y o la del atardecer, y la media hora posterior a estos, aproximadamente.

Debido a que la luz directa del sol es considerablemente menos intensa durante la hora azul, la diferencia entre las luces y las sombras también es considerablemente menor, esto nos ayuda a que tanto luces como sombras no resulten sobreexpuestas o subexpuestas, respectivamente.

A simple vista, y cuando las condiciones climáticas lo permitan, podremos percibir un color azul intenso en el cielo lo cual contrastará maravillosamente con el motivo que seleccionemos. Generalmente se aprovecha este recurso de la naturaleza para fotografía urbana, ya que el contraste con las luces artificiales genera un efecto muy atractivo en las fotografías resultantes.

Para aprovechar al máximo la magia de la hora azul, podemos hacer una programación de nuestra sesión fotográfica, en primer lugar recomendaría consultar las condiciones climáticas del día seleccionado y en segundo lugar, tenemos un par de recursos en linea con los que podemos saber con bastante precisión, no solo la hora exacta y duración del amanecer o el atardecer en cualquier parte del mundo, sino también la del alba y el crepúsculo (la primera luz del día antes de salir el Sol y la última antes de que salga), Gaisma y The Sun/Moon Calculator

Es importante considerar los siguientes consejos antes de salir a capturar este maravilloso momento:

  1. El uso del trípode es esencial. La calidad de la luz es excelente pero no ocurre lo mismo con su intensidad por resulta desfavorable disparar a pulso. Muchas veces, las condiciones lumínicas nos obligan a reducir la velocidad de obturación. Ante tal reducción, la cámara se encuentra susceptible al mínimo movimiento.
  2. Utilizar el disparador remoto u la función de disparador controlado de nuestra cámara fotográfica. Si queremos reducir las vibraciones al mínimo lo mejor es utilizar un disparador remoto o el temporizador de la cámara. Si esta es una réflex y dispone de la función de bloqueo de espejo no dudes en activarla para evitar la vibración producida por el movimiento del espejo.
  3. Tendremos que poner especial atención a la exposición de la cámara para compensarla de ser necesario. Si el cielo está muy oscuro es posible que la cámara nos de una medición errónea que sobreexponga las zonas más iluminadas.
  4. Utiliza el formato RAW para tener un mayor control sobre el balance de blancos, jugar con un mayor rango dinámico y reducir el nivel de ruido durante el procesado.

Vía: www.parasaber.com/ | Foto: Jose Ramón Torre López








Sent from my iPhone