sábado, 18 de septiembre de 2010

Reaprovechando tus viejos objetivos

Reaprovechando tus viejos objetivos

Submit "Reaprovechando tus viejos objetivos" to FaceBook Submit "Reaprovechando tus viejos objetivos" to Twitter Submit "Reaprovechando tus viejos objetivos" to meneame Submit "Reaprovechando tus viejos objetivos" to Google
Escrito 14/10/09 a las 11:26:22 por juanmeitor
Etiquetas objetivos
 
GRACIAS A JUANMEITOR 
 

Para muchos canonistas, la primera EOS digital no es su primera cámara reflex. Antes tuvieron alguna reflex en la era de la película, y muchos de ellos todavía la conservan en algún cajón.

Más tarde o más temprano, es normal acordarse de ella con cierta nostalgia, y entonces surge la pregunta ¿podría utilizar mis viejos objetivos en la nueva EOS digital? La respuesta en la mayoría de los casos es... ¡Sí! Veamos cómo.

Nos podemos encontrar en dos casos diferentes. En el primer caso, estaríamos hablando de objetivos que vienen de una cámara EOS de película. En el segundo hablaríamos de objetivos de otros sistemas.

Objetivos provinentes de otras cámaras EOS

En el caso de que la cámara “donante” sea una EOS de película, podemos montar directamente los objetivos en la EOS digital y funcionarán sin problemas, conservando todos los automatismos.

Hay una excepción a esta regla en ciertos objetivos de la marca Sigma. En algunos Sigma, el chip que contiene el objetivo no es compatible con las nuevas EOS. Nos encontraremos con esta incompatibilidad al intentar disparar a un diafragma que no sea el más abierto, pues nos aparecerá en la pantalla de la cámara “Err 99”.

En algunos casos, estos objetivos Sigma que nos dan Error 99 pueden ser actualizados y funcionar correctamente. Para ello hay que ponerse en contacto con el servicio técnico de Sigma en España, que es Reflecta (http://www.reflecta.com/). Ellos nos confirmarán si la actualización es posible o no y el coste asociado.

Ojetivos provinentes de otros sistemas

Si nuestros objetivos son de otros sistemas diferentes al EOS, hemos de saber que en caso de que sea posible la adaptación, perderemos todos los automatismos del objetivo. Eso significa que el objetivo se tendrá que enfocar a mano y también diafragmar a mano. Esto último hace que los objetivos con diafragmado electrónico (sin anillo de diafragmas) de otras marcas pierdan todo su interés.

El Carl Zeiss Planar 50mm f1,7 de Contax es uno de los objetivos manuales más codiciados por los usuarios.

La adaptación se hace mediante un sencillo anillo metálico que tiene por un lado montura EOS y por el otro la del objetivo que vamos a adaptar. Se compran habitualmente en ebay, y los precios arrancan desde los 15 euros de los más económicos hasta más de cien en los considerados “profesionales”.


Arriba vemos dos anillos adaptadores de M42 a EOS y abajo un anillo adaptador de Contax/Yashica a EOS.

Se pueden acoplar mediante anillos adaptadores objetivos de monturas M42, Pentax K, Leica R, Nikon F, Olympus OM, Contax/Yashica, Rollei 35, Tamron Adaptall y también de diferentes monturas de formato medio.


El Carl Zeiss Jena Flektogon 35mm f2,4 con montura M42 consigue unos resultados excelentes en una Canon.

Existen un par de casos particulares, los Canon FD y los Minolta MD para los que también existe adaptador, pero con una particularidad. Este tiene una pequeña lente correctora, que es necesaria en estos dos casos. Con dos efectos secundarios: reduce algo la calidad de imagen y actua como un pequeño teleconvertidor, haciendo que la focal se multiplique por 1,2 aproximadamente. Por esos dos factores son los casos menos indicados.

Si quitásemos la lente correctora de estos adaptadores –también se venden sin ella-, evitaríamos los dos efectos secundarios anteriores, pero a cambio sólo podríamos enfocar a distancias muy cortas, por lo que nuestros objetivos FD y MD quedarían convertidos en objetivos macro.

El chip de confirmación de enfoque

Hay anillos adaptadores con y sin chip de confirmación de enfoque. Es conveniente -aunque no imprescindible- que el anillo lleve este chip.


Arriba a la izquierda, anillo sin chip de confirmación. Los otros dos lo llevan. La diferencia: unos cuantos euros.

Por la manera en la que están diseñadas las cámaras EOS, el módulo de enfoque no funciona si no hay un objetivo conectado electrónicamente a la cámara. Cuando montamos un objetivo adaptado, no existe esta comunicación, por lo que los puntos de confirmación del enfoque no se iluminan en el visor reflex, aunque el foco sea correcto.

Para evitar este inconveniente, muchos adaptadores llevan un pequeño chip cuya función es engañar a la cámara y decirle que hay un objetivo Canon EF acoplado, aunque no sea cierto. Así pues, el módulo AF se activa sin problemas y nos confirmará el enfoque cuando este sea correcto. Eso sí, no nos libraremos de realizar el enfoque de forma totalmente manual.

¿Por qué es tan conveniente este chip? Porque los visores de las cámaras EOS digitales están diseñados para ser utilizados con objetivos autofoco, y que por tanto son menos apropiados para el enfoque manual que los de las cámaras que fueron diseñadas para el enfoque manual, pues les falta precisión. Toda ayuda es poca para enfocar a mano en las reflex actuales. Es algo que hay que probar para darse cuenta.

Otro tipo de adaptadores: macro invertido

Para finalizar os voy a hablar de otra forma de adaptar vuestros viejos objetivos, la inversión para macro.

Un anillo inversor para macro permite acoplar un objetivo cualquiera –aquí no hay ningún tipo de límites- a una cámara EOS, pero al revés. Lo que haremos será enroscar el objetivo, a través de la rosca del filtro, a la cámara. Con esto conseguimos enfocar a distancias cortísimas, y logramos ampliaciones espectaculares. Es una técnica difícil, pero con la que podemos experimentar por muy pocos euros. Con un poco de paciencia, los resultados llegarán.


Mediante un sencillo anillo hemos podido invertir el Planar de la primera foto. Lo que queda a la vista es la montura del mismo.

Como en los casos anteriores, recurriremos a ebay para encontrar estos anillos. Hemos de buscar un anillo inversor a Canon EOS de la medida de la rosca del filtro del objetivo que queramos usar para macro invertido. Para poder documentar este artículo encargué un anillo que me costó menos de 5 euros puesto en casa. Os pongo algunos de los primeros resultados.


Un detalle de un hibiscus con la técnica del macro invertido, obtenida con el Planar 50mm f1,7.


La magnificación que podemos conseguir con el macro invertido es notable. Aquí tenemos una moneda de 50 céntimos.

Animaos a experimentar. Os aseguro que con poco presupuesto se pueden conseguir grandes fotos con vuestros viejos objetivos.

via: Canonistas - "juanmeitor"