jueves, 30 de septiembre de 2010

La importancia de tener un flujo de trabajo

Adobe Lightroom

En la vida hay que ser metódicos para ir avanzando de forma más fácil. La frase anterior se aplica a todo orden de cosas. También a la fotografía. Cuando comencé a tomar fotos creaba carpetas con el año, mes y día. Así tenía cierto control de las imágenes que iba tomando.

Hoy en día organizo mis imágenes con Adobe Lightroom, que no sólo me permite organizar las fotos, también me da la posibilidad de ir editando cada una de ellas. En resumen nos ofrece una gestión integral de nuestra colección de imágenes.

En lightroom tengo creada una librería por cada año y estilo. Es decir 2008_fotos_personales y 2008_fotos_prensa. Así por cada año. Pero mi flujo de trabajo es y ha sido horrible. Jamás he seleccionado las fotos que se quedan y las que debo borrar. Eso me ha hecho trabajar como loco éstos últimos días.

Aprovechando una oferta, decidí comprar un grabador de Blu-Ray. Así, me dije, puedo prescindir de todos los DVDS que tengo dando vueltas por ahí. Pero cuando comencé a revisar las imágenes, me di cuenta que tenía más de 100.000 que iban desde el año 2002 a 2010, en fotos personales y de prensa.

Como podrán darse cuenta, no fue llegar y grabar las fotos a bluray. He tenido que ir viendo foto por foto, marcando con una X aquellas que deben borrarse pues están malas, no están a foco o son horribles. Una tortura, pues toma su tiempo ver más de 12.000 imágenes que tomé el 2006: ¡sólo en la categoría de prensa!

¿Por qué el pobre Nicolás ha tenido que hacer todo eso? por desordenado y por no tener un flujo de trabajo. Hoy me propuse un ejercicio que sé, me va a ahorrar rabias a futuro.

Lo primero que hago es pasar las fotos a Lightroom y las veo una por una. Las que no me gustan las marco con la X del teclado, lo que me permite agruparlas como rechazadas. Después de verlas todas, pido al programa que me filtre sólo las rechazadas, para borrarlas. Así me quedo con muchas menos fotos. Luego de tener sólo las que me interesan, les voy asignando palabras clave, para que sean fácilmente encontrables en el futuro. A las mejores, les pongo de palabra clave, flickr, que me permiten saber que debo subirlas al popular servicio.

Después de todo tener un flujo de trabajo no toma tanto tiempo. Hoy pago los platos rotos por no haberlo tenido. De 100.000 fotos quedé en 12.000. Ahora me falta ponerles palabras claves antes de mandarlas a un disco bluray. Si lo hubiese hecho antes, mucho tiempo me habría ahorrado.

Es imprescindible tener un flujo de trabajo. ¿Cuál es el tuyo?








Sent from my iPhone