viernes, 17 de septiembre de 2010

Guía de trípodes (I): La importancia de usarlos

gitzo tripod blog Guía de trípodes (I): La importancia de usarlos

El principal enemigo de los fotógrafos (y de las fotografías) es la escasa iluminación, lo cual se convierte en movimiento en las imágenes capturadas. El problema es que cuando hay poca luz, el obturador se debe abrir por mucho tiempo para que la imagen tenga una correcta exposición. La regla general, es que no se debe disparar con una velocidad de obturación más baja que la inversa de su distancia focal. Por ejemplo, si se toma con un objetivo de 50 mm, no se debe disparar a pulso con una velocidad de obturación inferior a 1/60 fracciones de segundo. Cuando las velocidades del obturador bajan a 1/20 y 1/5 de segundo, nuestra mano no se puede mantener inmóvil el tiempo suficiente, el movimiento puede ser imperceptible, y las fotografías saldrán borrosas.

Ahora bien, la apertura del diafragma (que se traducirá en un menor f/stop y más estrecha profundidad de campo) y el aumento de la ISO (que dará lugar a imágenes con más ruido), ayudan a exponer la imagen correctamente, y reducir la necesidad de velocidades de obturación mas lentas. El problema es que los objetivos con aperturas muy amplias, objetivos luminosos, son por lo general costosos, y a veces ni esto puede competir contra la escasa iluminación.

Un trípode puede hacer una gran diferencia al momento de hacer una fotografía, ayuda a eliminar el movimiento de la cámara y consigue que las imágenes sean más nítidas. Esto se vuelve cada vez más evidente si empleamos un teleobjetivo (algo más de 200mm-300mm), o si se fotografían paisajes (que es probable y conveniente que se aproveche el amanecer o el atardecer cuando la calidad de la luz es mejor, pero la cantidad no lo es tanto) . Un trípode abre las posibilidades de efectos creativos como exposiciones largas, o para la fotografía nocturna, así como la liberación de las manos para que se pueda componer una toma en un estudio o un retrato de medio ambiente.

En pocas palabras, para la mayoría de los fotógrafos, emplear un trípode resulta mas práctico y conveniente para mejorar sus fotografías, que gastar dinero en un nuevo objetivo o cuerpo . Pero no se trata sólo de obtener imágenes más nítidas, sino también de las nuevas oportunidades que se abren al poder realizar fotografías y técnicas que antes no se pudo. Es un hecho que emplear un trípode puede ralentizar las capturas, lo cual obliga a pensar más antes de hacerlas, lo que generalmente conduce a resultados de mayor calidad.

Foto: Jeff Lynch








Sent from my iPhone