martes, 28 de septiembre de 2010

Cómo realizar fotografías de rayos

2926143475 7ef9d74356 b 790x557 Cómo realizar fotografías de rayos

Como lo prometido es deuda, hoy voy a explicar y dar algunos pequeños trucos y consejos para poder realizar fotografías de esas descargas electrostáticas de gran voltaje que conocemos todos como rayos.

Un rayo es básicamente una gran chispa eléctrica que viaja a la velocidad de la luz desde una acumulación de cargas negativas a una acumulación de cargas positivas y que suelen rondar los 700.000 voltios, descargando 20.000 amperios y dando una potencia lumínica de 9.562.000.000.000 lumens en menos de 0,0002 segundos. Como veréis es un fenómeno natural igual de hermoso que de poderoso y peligroso, y es por ello que si vamos a hacer fotografía de rayos, debemos tomar ciertas precauciones.

En primer lugar, y a no ser que seáis cazadores de tormentas curtidos y experimentados, puedo deciros que 'cuanto más lejos, más tranquilos', es decir, que aunque debemos buscar un buen sitio para realizar nuestras capturas (con baja luz ambiental, orientado hacia la tormenta, etc.) las podremos tomar igual de bien desde la comodidad de un balcón en una zona urbanizada y llena de pararrayos.

En segundo lugar, y pese a lo que la lógica nos dicta (como ya vimos en los comentarios del post introductorio), no haremos las fotografías a alta velocidad. Pensad que es prácticamente imposible sincronizar el disparo con la duración de un rayo. Aunque nuestras cámaras reflex llegan a velocidades de 1/8000s, la duración de un rayo es de poco menos de 1/5000s y no hay ningún reflejo humano (salvo que uno sea Jedi) que sea capaz de reaccionar a esa velocidad.

Por contra, lo que haremos es ajustar nuestra cámara con una obturación media (f8 - f11) que nos permita una buena profundidad de campo, una ISO normal (puesto que la intensidad de la luz del rayo es muy fuerte y quedará registrado en cualquier caso) y una velocidad de obturación de muchos segundos o incluso 'Bulb Mode', dejando el obturador de nuestra cámara abierto hasta que registre un rayo, momento en el que cerraremos para poder evaluar el resultado.

Por supuesto, y dado el largo tiempo de exposición, es recomendable el uso de un trípode fuerte, de un disparador remoto o del temporizador (para evitar vibraciones) y que dejemos el espejo de la cámara levantado antes de realizar la foto para evitar aún más vibraciones.

Recordad:

  1. Precaución: El rayo es muy peligroso y se ve mejor desde lejos.
  2. Obturación media: f8-f11 que nos de una profundidad de campo media.
  3. ISO normal: Ya que la intensidad del rayo quedará registrada (unos 200-400).
  4. Velocidad de obturación: Muy lenta, del orden de segundos, o Bulb Mode.

En cualquier caso, es una técnica que requiere algo de esfuerzo antes de conseguir los primeros resultados y que exige bastante paciencia, así que os animo a todos a intentarlo en la próxima tormenta y a compartir las fotos con nosotros en los comentarios.

Foto: Brujo+








Sent from my iPhone