sábado, 4 de septiembre de 2010

Algunos consejos para potenciar la curiosidad fotográfica

la curiosidad fotografica XF

No se puede negar que un fotógrafo experimentado suele tener entre sus características la de la curiosidad natural. También muchos de los grandes fotógrafos han demostrado ser realmente curiosos. Y cuando el resto de aficionados, más neófitos o más expertos, cogemos la cámara y nos asomamos por el visor, nos suele brotar esa curiosidad. Y si no es así, no estaría de más ir adquiriendo esta virtud, que quizás sea esencial para explorar, para aprender, para observar o simplemente nos sea de gran ayuda.

Se puede tener una curiosidad natural, pero también se puede ir desarrollando, ya que seguro nos llevará a caminos por explorar, y eso en fotografía es realmente útil y estimulante. ¿Cómo se puede ser más curioso? Hay algunas cuestiones que podemos plantearnos cotidianamente y nos ayudarán.

Romper las reglas

Las reglas en fotografía son bien conocidas y muy prácticas tenerlas en cuenta (la de los tercios, la proporción áurea,...), pero a menudo la curiosidad nos puede llevar a conseguir excelentes fotos si nos las saltamos. Pero que no suponga el saltarse las normas una excusa para no querer aprenderlas o entenderlas, sino tras tenerlas asumidas está muy bien explorar, explorar, investigar, jugar y también saltarse esas normas tan extendidas. Una buena fotografía se puede esconder en cualquier sitio y no siempre en el lugar o en el momento más esperado o habitual. Es una de las cosas que hacen mágica la fotografía.

849226969_e7142d7eb8_b

Hacerse preguntas

Está claro que cuestionarse el trabajo, lo que se está haciendo (comparar, contrastar, preguntar opiniones), preguntarse sobre la propia cámara (compartir conocimientos con otros fotógrafos con el mismo modelo),... todo ello nos puede dar como resultado respuestas que, sin duda, nos van a ayudar a mejorar. También a aprender, a conocer que es lo que la curiosidad nos despierta y a lo que responde. Y es que preguntar es algo intrínseco a la curiosidad.

Esto tiene cierta relación con lo que ya comentamos de reflexionar sobre nuestras fotos, saber cuestionarlas y aprender de nuestros descartes.

Aprende de los buenos, imita a los mejores

Es una forma de aprendizaje autodidacta que en la fotografía se presta con mucha frecuencia. Observar el trabajo de los grandes fotógrafos o simplemente el de aquellos que nos generan admiración, es una forma de desarrollar nuestra curiosidad. Mirando con detenimiento sus imágenes, extrayendo conclusiones sobre su estilo y luego intentando adaptarlas a nuestro trabajo, a nuestra visión, es tremendamente enriquecedor. No se trata de imitar en el sentido de un falsificador de cuadros, que sería más bien copiar literalmente, sino que se trata de asimilar conceptos, encontrar inspiración en motivos, encuadres, colores o composiciones. Si eres curioso lo harás con naturalidad, casi como un ejercicio, como una búsqueda de mejora (ya sea artística o técnica).

2370114096_2a662edbfd_o

Experimenta

No hay mejor forma de desarrollar la curiosidad que experimentar sin miedo a las consecuencias. Por fortuna, la fotografía digital nos permite comprobar de inmediato el resultado, así que es bien cómodo y fácil jugar, probar, experimentar… Ya sea buscando creatividad como resolver métodos de afrontar una imagen, un escenario o un motivo que se nos resista: probando distintos ángulos, con distintos parámetros de nuestra cámara, distintas focales, distancias, perspectivas, encuadres,...

Dispara sin miedo a equivocarte

A veces la curiosidad se queda amedrentada o simplemente limitada por el miedo al resultado. Eso es acotarse, es necesario disparar sin miedo. Encontrar "la fotografía" que nos llene en una sesión o proyecto a veces requiere del atrevimiento, del juego, de experimentar,... como hemos señalado, pero también evitar el miedo al resultado, probar o saltarse las normas no sirven si no perdemos el temor a errar. Como también señalamos, por suerte tenemos la posibilidad de comprobarlo al instante en la pantalla de nuestra cámara. Así que a fotografiar sin miedo y sin descartar tan rápido.

4011845927_543983353a_b

Estos son sólo algunos ejemplos de cómo intentar ser más un fotógrafo más curioso o al menos, como aumentar la curiosidad fotográfica, una característica esencial. Pero seguro que vosotros podéis aportar vuestra experiencia en esto de la curiosidad.

Más info | Digital Photography School
Fotos | fazen, whatshername, Hamed Saber y Ernst Vikne










Americo, Enviado desde mi iPhone