jueves, 1 de abril de 2010

Objetivos focal fija frente Zooms

Llega un momento en que el objetivo normal de 50mm no cubre las necesidades del fotógrafo aficionado y desea otras distancias focales. Entonces llega el momento de ir a comprar un nuevo objetivo y al momento de elegir se presentan dos opciones: objetivos de distancia focal fija y objetivos zoom que abarcan una variedad de distancias focales.

Empecemos por los zoom. Un objetivo zoom es un tipo de objetivo que moviendo sus lentes internas logra variar la distancia focal dentro de un rango determinado. Es decir que un objetivo que indique 35-70mm como distancia focal podrá ir de un angular a un mini-tele solo girando la perilla. Pero esta versatilidad tiene un precio. Las aperturas máximas de un zoom suelen ser de f3.5 en la parte gran angular y de no más de f4 o f5.6 en la parte de Tele. Esto los hace poco convenientes para escenas de poca luz y sujetos que se estén moviendo muy rápido. Claro que hay zooms para profesionales que alcanzan aperturas de hasta f2.8, pero éstos son más grandes, pesados, y mucho más caros.

Por el otro lado están los objetivos de distancia focal fija. Esto es simple: uno que indique 135mm solo nos permitirá usar esa distancia focal. Esto podría representar una desventaja ya que el zoom puede reemplazar a varios objetivos fijos, pero a diferencia de éstos, los objetivos de distancia focal fija pueden alcanzar mayores aperturas, siendo que algunos objetivos profesionales tienen aperturas de f1.2 o incluso f1.0. Así que aquí se juega la versatilidad de acercamiento contra la versatilidad en condiciones de poca luz. Además con aperturas más grandes la profundidad de campo disminuye y se pueden lograr fondos blureados muy buenos.

Luego hay una diferencia más en la que quizá los fotógrafos amateur deberían fijarse menos pero que no deben dejar de tener en cuenta. Un objetivo fijo tiene pocos elementos (Lentes internos) por lo que tienden a tener menor aberración cromática y distorsión. En cambio un zoom posee muchos más elementos, por encima de 10 normalmente, y por esta razón son más propensos a producir destellos y distorsiones. Claro que los zooms más caros tienen muy buena calidad, pero en un zoom barato esos problemas no estarán muy bien solucionados y pueden ser una molestia.

Ahora que las diferencias, con sus ventajas y desventajas, están claras la elección, sea cual sea, estará mejor fundamentada.